viernes, 6 de julio de 2018

SUPERGIRL: RESEÑA DEL FINAL DE LA 3ª TEMPORADA (EP. 17-23)

SUPERGIRL, TEMPORADA 3
EPISODIOS 17-23 (FINAL)

Director: Varios
Guión: Varios
Reparto: Melissa Benoist (Kara/Supergirl), Mehcad Brooks (James Olsen), David Harewood (Hank Henshaw / Martian Manhunter), Jeremy Jordan (Winn Schott), Chyler Leigh (Alex Danvers), Katie McGrath (Lena Luthor), Odette Annable (Samanta Arias/Reign), Emma Tremblay (Ruby Arias), Chris Wood (Mon-El), con Carl Lumbly como M'yrnn J'onzz


REVIEW Y COMENTARIO

Se me antoja harto complicado reseñar la Tercera Temporada de Supergirl, ya que servidor fue defensor a ultranza de la Primera, que si bien contaba como lastre principal con unos villanos que para nada estuvieron a la altura, la interpretación de Melissa Benoist como Supergirl y unas partes ‘emotivas’ que funcionaban muy bien consiguieron que el balance final fuese positivo.

Pero llegamos posteriormente a una Segunda Temporada absolutamente infumable tras el cambio de cadena a la CW, de la que, si me apuran, tan sólo fueron rescatables dos episodios que nos traían a un recién llegado ‘Jouclin’ como Superman, pero que convirtió a Supergirl en una ‘tineyer’ por momentos absolutamente ridícula y todo ellos girando a través de un bar de extraterrestres que ríete tú de Cheers.

Y con estas premisas, llegamos al final de una Tercera Temporada, la cual tengo que reconocer que cuenta con un comienzo bastante prometedor en lo referido al tono de la misma, muy alejado del de la Segunda, con una Supergirl más madura, mas creíble. Pero la cosa se tuerce pronto debido a una trama (la de las ‘Word Killers’) que empieza a hacer aguas rápidamente, toda ella aderezada por unas partes ‘emotivas’ que, si bien en la Primera Temporada funcionaban, aquí acaban rechinado debido al abuso excesivo de las mismas. Todo ello sin dejar de lado que, trama principal aparte, nos encontramos con que la serie ha derivado en un trampolín para la defensa todas aquellas causas ‘políticamente correctas’ tan en boga hoy día, algunas de ellas explotadas de tal manera que rozan el ridículo, eso por no decir que desacreditan absolutamente la buena intención con las que, seguramente, fueron concebidas. En esta (de momento) última Temporada ya no se trata tanto de una lucha del bien contra el mal, sino de defender a un determinado número de colectivos para con su integración en la sociedad actual.


La trama, a estas alturas seguro que es ya bien conocida por todos, si bien debo reseñar antes que las ‘World Killers’ sobre las que gira (como dice mi amigo Monfort) resultan un miss-casting de manual:

A causa de la partida de Mon-El, Kara se vuelve distante pero más tarde se recupera. Lena compra CatCo y conoce a Morgan Edge, quien rápidamente se revela como una persona cruel y malvada. Alex y Maggie tienen problemas en su relación, lo que causa su separación. J'onn J'onzz recibe mensajes de ayuda de parte de M'gann M'orzz provenientes de Marte, más tarde se reencuentra con su padre, M'yrnn J'onzz, al que acaba trayéndose a la Tierra. Alex conoce a Samantha Arias, quien resulta ser Reign sin saberlo. Kara se encuentra con una nave en la que descubre a Mon-El, más tarde se entera que él a viajado al futuro a través de un agujero de gusano, creó grupo llamado «Legión de Superhéroes» en honor a Supergirl y que ahora está casado con Imra Ardeen, quien también forma parte de la Legión. Supergirl se enfrenta a Reign, la villana más poderosa que ha combatido hasta ahora’.

Por lo que que a mi entender son las sub-tramas las que ‘caracterizan’ a esta Temporada, siendo algunas de ellas las siguientes:

  • Un Marciano (el padre del Detective Marciano) con Alzheimer, algo cuanto menos desconcertante a nivel de guión. En lo personal dicho personaje se vuelve bastante insoportable y servidor no recordaba algo tan odiable desde el niño de la serie ‘The Strain’ de Guillermo Del Toro. Sobra decir que los personajes que rodean en el circulo mas próximo de este personaje sufren por tal afección durante gran parte de la Temporada
  • La hermana adoptiva de Kara, Alex, gay habiendo perdido a su novia, el amor de su vida, por su falta de acuerdo a la hora de querer ser madres, algo que Alex desea con todas sus fuerzas y su ex-pareja, pues no tanto. Y con el miedo añadido de su riesgo laboral diario al trabajar en una súper-organización secreta del gobierno (DEO), en la que todo dios puede entrar como en las oficinas de Hacienda. Esta sub-trama sirve, como antes señalaba, de focalizar un problema de un colectivo muy especifico, a la hora de valorar la adopción o no de hijos y su repercusión en el mercado laboral.
  • Un personaje como el de Samantha Arias (la villana ‘Reign’) preocupada en su faceta humana como madre soltera de llevar un equilibrio entre su trabajo (de muy alto nivel, eso sí) y el cuidado de su hija. Al igual que en la anterior sub-trama nos encontramos de nuevo en poner el foco en un problema muy actual, a la hora de equilibrar vida familiar y laboral sin la figura paterna.
  • Resulta chocante, y si se me permite, absolutamente ridículo por buenista y políticamente correcto, una subtrama que trata la de una organización ultrasecreta (la DEO) preocupada por lo que pensará una sociedad como la actual con la utilización de armas para combatir las amenazas extraterrestres, por lo que decide dejar de utilizarlas. Pero realmente, preocupada ¿por quién? ¡Si se supone es secreta! Sobra decir que resulta ridículo el hecho de  combatir de esta guisa tales amenazas, la mayoría de los casos letales, porque salvo Supergirl y el Detective Marciano (y un Mon-El y Señora que van y vienen), ningún empleado cuenta con poderes, por lo que a la postre, discurso buenista aparte, la cosa está cogida con pinzas.
  • Utilización, en exceso a mi parecer, de la cuota racial por parte de un Jimmy Olsen, al manifestarse durante varios capítulos que su alter-ego (Guardián) no se quita el casco porque quiera preservar su identidad, ni porque quiera proteger con tal acción a los suyos (lo que viene siendo lo que vienen haciendo los superhéroes per se) sino porque (agárrense los machos) es negro, como si este hecho ya jugase en contra a la hora de utilizar sus habilidades para el bien y de no ser aceptado por ello. Todo ello aderezado de un monólogo lacrimógeno por parte del actor a su novia (Lena Luthor) contando una epopeya durante la niñez que narra una vivencia sobre el racismo ejercido contra ellos. Sea como fuere, finalmente, ‘Guardián’ revela al mundo su identidad. 
Saliéndonos un poco de lo anterior y fijándonos un poco mas en lo que viene siendo la producción, ver una ciudad kryptoniana (Argo) que parece amueblada por IKEA, un Winn que arregla absolutamente todo con un iPad y un Brainiac que parece un pitufo (azul, claro está), que cambia de color según la toma, pues la verdad es que no ayuda a la hora de ‘conectar’ con la serie y que le otorgue un mínimo de credibilidad (ya no de seriedad) por muy digna que Melisa Benoist interprete a la kryptoniana. Y esto resulta ser la cara y la cruz de esta serie: que regala momentos impagables de vergüenza ajena, que acaban enganchando, y más si uno tiene amigos para ir comentándolos según se visiona la misma, por lo que uno finalmente valora es la finalización de la misma, pues en lo personal (supongo que muchos se sentirán identificados y otros muchos no) aporta esa dosis de basura infecta con la que muchos frikis convivimos día a día.


Pero para no machacar en exceso la serie con todo lo anteriormente expuesto (trama principal y sub-tramas impregnadas de este discurso políticamente correcto, potenciado en exceso a mi entender algunas veces) pienso que no todo es malo en Supergirl, ya que en realidad los personajes nos regalan buenas interpretaciones, en especial (cómo no) Melissa Benoist, Mon-El y el Detective Marciano. 

Y ahora, solo toca esperar por la cuarta temporada que estará inspirada en el elseworld ‘SUPERMAN: RED SON’, después de los acontecimientos del final de la Temporada 3. Servidor, está deseando que llegue.


Alberto Díaz (ADO)

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

3 comentarios:

  1. Interesante reseña. He notado algunas fallas, aunque no he sabido precisar algunas, tu reseña me ha ayudado.
    Lo que sí he notado algunas incoherencia en los argumentos. El discurso del padre de Maggie, que no acepta el lesbianismo de su hija, sobre lo dificil que es ser inmigrante mexicano, no tiene sentido. No tiene sentido en un contexto en que se suele aceptar a los extraterrestres, con los marcianos verdes ayudando a evitar la invasión de Daxam.
    No tiene sentido el Alzheimer marciano, cuando los guionistas podrían haber recurrido a una plaga marciana que produjo muertes a gran escala, que se activaba al usar la telepatía. Si tuvo sentido el conflicto entre marcianos blancos y verdes.

    ¿A quien se le ocurrió que James Olsen revelara su identidad secreta? Cuando ya con Superman son conocidos los argumentos para no revelar una identidad secreta. Y es uno de los atractivos del género de superhéroes.

    Creo que a veces se olvidan que la serie se trata de Supergirl, tan poderosa como Supermanm, tal vez más.
    Algo para destacar que la actriz da muy bien con el fixit to rol, algo que mucho no se ha tenido en cuenta. Lo peor en cuanto a eso, ha sido Snapper Car, que ha recibido ese sobrenombre por los chasquidos con los dedos, que suenan como "snap". Algo que no se mostró nunca en la serie.

    Algo más destacable es el personaje de Lena Luthor, un cierto conflicto, desconfianza con Supergirl. Y el crosover con el Arrow Verso.

    ResponderEliminar
  2. ESPERO QUE LA CUARTA TEMPORADA SEA BUENA. AUNQUE ESO SEA PEDIR DEMASIADO.

    ResponderEliminar
  3. Yo espero que en la cuarta temporada salga Kara Danvers, que interactue con gente que NO sepa que es Supergirl, que haga trabajo de investigación, siga misterios... ¿fue al trabajo en algún episodio de esta temporada? Ah, y que Alex cambie las cerraduras de la DEO, que, como bien dice, se entra cualquiera como quiere y hace lo que quiere.

    Y no me gusta que OTRA vez prometen un villano kryptoniano (tres de cuatro, que van).

    ResponderEliminar