martes, 6 de diciembre de 2016

RESEÑA DE TRINITY #3

TRINITY #3 (Enero 2017)

Guión: Francis Manapul
Dibujo: Clay Mann
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

La ensoñación provocada por Poison Ivy lleva a nuestros héroes a lo que parece el pasado de Gotham City y justo a tiempo para presenciar la muerte del matrimonio Wayne. Pese al inimaginable dolor que ello le produce, Batman no está dispuesto a cambiar el pasado y solo puede contemplar impotente cómo los hechos ocurren una vez más.

Sin embargo, muy pronto el hombre murciélago se da cuenta de que quizá donde estén no sea el pasado real sino una cosa muy diferente. Ninguno de los detalles cuadra y la Trinidad empieza a pensar que quizá estén ante algún tipo de elaborada ilusión. Pero realidad o no, las situaciones que está viviendo hacen que Bruce se vea a sí mismo y tenga que lidiar con un sentimiento de culpa por la muerte de sus padres que le ha marcado de por vida.

En el mundo real, Jonathan, el hijo de Superman, también ha caído en manos de Poison Ivy, pero Lois Lane no es precisamente una madre que se quede a un lado cuando su hijo está en peligro.

CRÍTICA

Quizá se pueda decir que el episodio que nos ocupa de Trinity está un peldaño por debajo del número 2. El análisis de la culpa de Bruce, aunque acertado, no es tan preclaro como sí lo fue la digresión padre e hijo que vimos en la anterior entrega y la ausencia de Manapul a los lápices es también un punto en contra de lo que hemos leído.

Pero incluso asumiendo eso como cierto, no cabe duda que Trinity sigue siendo una de las más agradables sorpresas que nos ha traido este Rebirth. Clay Mann no es Francis Manapul, pero su estilo de dibujo es más que correcto. Espectacular cuando es necesario y expresivo cuando la historia lo requiere. Su estilo por casualidad o por obligación, se parece lo suficiente al de Manapul como para no desentonar y no le resta apenas enteros a la eficacia en el dibujo que veíamos en los primeros números. Su Trinidad se parece exageradamente a la versión cinematográfica más reciente y es que por fin, DC ha dejado de nadar contra corriente y está sacando algo más de jugo a su universo cinematográfico y televisivo, que ya tocaba.


En cuanto a la historia, aunque como ya comentábamos quizá no llegue al nivel de emotividad de la anterior entrega, Manapul se las apaña para hablarnos de un sentimiento muy nuclear en Batman, la culpa por la muerte de sus padres, y aunque la historia solo araña la superficie, es suficiente para establecer un correcto paso hacia una saga más grande y que si no desmerece en sus siguientes entregas podría quedar muy alto en el pabellón reciente de DC Comics.

Con todo, Trinity sigue siendo un título extremadamente disfrutable con un dibujo magnífico de guión correcto y, en ocasiones, con una enjundia emocional poco habitual en un cómic de su clase. Bienvenidos sean muchos como este.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!



Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada