miércoles, 13 de julio de 2016

RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE #52

JUSTICE LEAGUE #52 (Agosto 2016)

Guión: Dan Jurgens
Dibujo: Tom Grummett
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Tras dejar su recién heredado trono en Apokolips, Lex Luthor vuelve a la Tierra solo para encontrar que Superman ha muerto y que el mundo ha empezado a rendir tributo al símbolo de esperanza que él representaba.

Instigado por esa idea y la situación con su hermana, que sigue en coma tras haberle disparado semanas atrás, el poderoso magnate decide utilizar su increíble intelecto y los artículos que ha traído consigo desde Apokolips para intentar llenar el vacío dejado por la desaparición del hombre de acero.

CRÍTICA

Y seguimos para bingo con otro innecesario episodio que cumple con la misión de llegar al mágico número 52 de esta serie y ahora sí, dar por zanjada esta etapa.

La historia es un prólogo del nuevo Action Comics, no vaya a ser que alguien se quede con la duda de qué le pasaba por la cabeza a Lex cuando decidió abandonar su pisito de Apokolips y volver a la Tierra a hacer el Superman por la vida.


Lo cierto es que explicar lo inexplicable no suele ser una gran idea, y dejar las motivaciones de Lex en lo ambiguo y misterioso, como hizo Geoff Johns en Justice League o como el propio Jurgens parece hacer en Action Comics, funciona mejor que una rocambolesca historia que mezcla los asuntos pendientes del personaje con su hermana, su ego desmedido y su peculiar relación con Superman.

Otra cosa que chirría bastante es ver la reacción que todos parecen tener con Superman. Y es que si no hace mucho sufríamos una saga en la que Perry White y medio Metropolis estaban furiosos con Clark Kent por haberles ocultado su identidad de Superman, ahora resulta que todo el mundo le adora y que el editor le consideraba como un hijo. Nada, resulta que en el universo DC también es cierto aquello de que todo el mundo es bueno cuando se muere.

En cualquier caso, la historia tomada como un prólogo sin más pretensiones no hace daño, especialmente cuando a los lápices está todo un Tom Grummett, que aunque traicionado por sus entintadores sigue consiguiendo un dibujo cumplidor y con un aire clásico que evoca tiempos mejores.

En definitiva, si pensamos que este es el último número de la que ha sido posiblemente la mejor serie del N52, pues la cosa sabe a poco. Pero no nos engañemos, Justice League acabó en el número 50 y el resto ha sido cumplir con el expediente de tener que llegar al número 52 o como mucho, un par de epílogos con fortuna bastante desigual.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!



Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada