domingo, 3 de enero de 2016

RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE #45

JUSTICE LEAGUE #45 (Diciembre 2015)

Guión: Geoff Johns
Dibujo: Francis Manapul
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Darkseid ha muerto y el Anti Monitor ha desaparecido en las sombras dispuesto para evolucionar a un nuevo estadio.

Pero desgraciadamente esos no son los únicos cambios. En la Tierra, Flash ha sido poseído por el Corredor Negro y se ha convertido en el dios de la muerte. Mientras tanto, Wonder Woman y el resto de la Liga deben enfrentarse a la ira de los hijos de Darkseid.

En otro rincón del universo el ahora casi omnisciente Batman no tiene la más remota intención de abandonar la silla Mobius e informa a Hal Jordan que los parademonios, ahora sin dueño, van a dirigirse en masa a Oa, el mayor foco de luz del universo.

Y finalmente, en Apokolips, un Superman poseído por la energía de los pozos negros destroza la armadura de Luthor y amenaza con matarle si vuelve a poner un pie en la Tierra. El villano queda a merced de los habitantes del planeta y pronto es encontrado por la gente olvidada quienes tomándole por un héroe de profecía, le preparan para ser el nuevo recipiente de la fuerza omega. Luthor se convertirá así en el nuevo señor del planeta Apokolips.


CRÍTICA

Episodio de transición este mes en la Liga de la Justicia. Acabado el primer acto de esta Guerra de Darkseid, la acción se nos desparrama por toda una serie de especiales que, se supone, ampliaran los efectos de lo ocurrido aquí en cada uno de los personajes afectados, Es decir, lo que en tiempos de mayor coherencia hubiera sido un número regular de las series correspondientes con el epígrafe "Darkseid War". Pero como hoy por hoy, DC es un sin Dios donde cada serie va a su bola, pues zanjamos el asunto con estos especiales y dejamos las regulares en paz, que al fin y al cabo, todos sabemos que el invento será puro relleno. (Vease si no, nuestra reseña del Darkseid War: Superman). Más allá de preparar el terreno para estos especiales y decirnos donde y como van a estar cada uno de los personajes, poco nos aporta este número. Perdemos además el arte del habitual Jason Fabok a favor de un Francis Manapul, sin duda brillante pero con un estilo que desentona un rato con la pureza de líneas que venía teniendo esta serie hasta ahora.


Pese a todo, y asumiendo que este número es lo que es, leer se lee en un tris y no ocurre nada que impida que los sucesivos episodios de la saga sean verdaderamente relevantes, de modo que con sus más y sus menos e incluso en horas bajas, Liga de la Justicia sigue siendo una colección interesante y que nos ofrece la mejor apreciación que hoy en día podemos tener del Universo DC.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada