lunes, 20 de octubre de 2014

RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE #34

JUSTICE LEAGUE #34 (Noviembre 2014)

Guión: Geoff Johns
Dibujo: Scott Kollins
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Mientras Leonart Snart, el Capitán Frío, empieza su jornada como integrante del departamento de seguridad de Lexcorp, en el satélite de la Liga, Flash ayuda a contener un nuevo estallido de la nueva Power Ring, cuyo anillo amenaza con volver a apoderarse de ella. El conocimiento de Barry acerca de cómo funciona un anillo de poder es básico para que Jessica pueda entender cómo controlar su miedo y así controlar también el poderoso anillo. Ahora, ya no desea desprenderse de él, sino aprender cómo utilizarlo.

Paralelamente, el propio Lex Luthor empieza a entender lo que se demanda a un miembro de la Liga de la Justicia cuando empieza a desarrollar actividades codo con codo con los que habían sido sus enemigos hasta hace muy poco. Sus colaboraciones con Superman, Wonder Woman y Batman son como mínimo tensas y es que aunque teóricamente ahora son parte del mismo equipo, todos siguen manteniendo su agenda oculta. La Liga, planea detener a Lex en cuanto reúna pruebas y Luthor tiene un pacto nada menos que con el mismísimo Owlman. El exiliado de Tierra 3 prestará su ayuda al empresario, siempre y cuando éste le garantice conseguir el hijo de la embarazada Super Woman.


CRÍTICA

Pese a ser supuestamente un epílogo, esta entrega de la Liga de la Justicia no se diferencia demasiado de lo que habíamos visto en números anteriores y una vez más se nos muestra una trama que avanza con cuentagotas salpicada de diálogos sólidos y buena caracterización de los personajes. Ya marca de la casa cuando escribe Geoff Johns. Sin embargo y pese a esa declaración de ser un epílogo o quizá precisamente por eso, vaya usted a saber, se nos muestran un par de pinceladas de lo que parece estar a la vuelta de la esquina; Luthor y su inesperada alianza con Owlman, la incorporación de la nueva Power Ring a la Liga y los planes de ésta para acabar con el ¿redimido? Lex. Quizá y solo quizá esto signifique que las cosas se acelerarán un poco por estas páginas ya algo faltas de la épica que una cabecera como Justice League debería tener.


El dibujo es de todo menos favorecedor y es que Scott Kollins parece haber tenido demasiada prisa en acabar este cuaderno, donde funcionan algunas composiciones de página pero fracasan terriblemente los acabados y los pequeños detalles. Algunos rostros son puro emoticono y en otros es difícil distinguir una mano derecha de un pie. No ayuda nada de nada el color que parece estar hecho para otro cómic y pegado en este hasta que encaje sí o sí.


Con todo, un número tibio y terriblemente lastrado por un dibujo en horas bajas que, se supone, acaba los flecos que dejó abiertos “Forever Evil” y apunta nuevas posibilidades para el futuro. Un futuro confiemos más generoso para el universo DC de lo que lo está siendo este presente.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada