miércoles, 29 de octubre de 2014

RESEÑA DE BATMAN/SUPERMAN #14

BATMAN/SUPERMAN #14 (Diciembre 2014)

Guión: Greg Pak
Dibujo: Diogenes Neves y Marc Deering
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Mientras un Bruce Wayne sin recuerdos se vanagloria de su riqueza y habilidades por las calles de Gotham, Lois Lane intenta que Superman se aparte de la influencia de Catwoman y le ayude a enfrentarse a los droides de Mangubat que siguen acechándola. Sin embargo, es Batman quien finalmente ayuda a la periodista revelando a ésta que su memoria está tan desaparecida como la de Superman.

El Hombre de Acero por su parte busca la ayuda del joven Toymaster para comprender mejor su naturaleza y su papel como Superman, pero Catwoman no piensa dejar pasar la oportunidad de tener como aliado a alguien tan poderoso y convence al kryptoniano para que no se contenga en el uso de sus poderes.

Bruce por su lado, intenta ayudar a Lois en la búsqueda de Mangubat pero un nuevo ataque del espantapájaros donde habrá víctimas mortales, le hará replantearse sus acciones y no tarda en interrogar a Alfred en busca de respuestas acerca de quien es. Su amigo y aliado le contará la verdad, pero también está convencido de que precisamente olvidar es lo mejor que le puede pasar a Bruce.


En otra parte de Gotham, Toymaster ha localizado a más avatares de Mangubat, pero no será necesario alertar a las autoridades ya que Superman asalta la comisaría de Gotham dispuesto a imponer su propia ley.

CRÍTICA

Los que hayan leído el número anterior de esta saga, ya sabrán de qué va la película. Esta historia, y para qué vamos a engañarnos, esta colección hay que tomársela con mucha paz interior y mucho espíritu tolerante. Como lo haría un seguidor de la doctrina rastafari de Bob Marley más o menos. Así, vamos bien. Porque un cómic donde tenemos una riña de gatas entre Lois Lane y Catwoman, donde Superman, por enésima vez, vuelve a parecer un bobo con tantos poderes como pocas luces y donde Bruce Wayne va literalmente de playboy por la vida pues hay que tomárselo sin complejos, como viene. Y hala, a disfrutar del viaje. El resto abstenerse.

Es cierto que Greg Pak intenta explicarnos qué es lo que hace a nuestros héroes lo que son a base de quitárselo, pero la cosa es que el invento no le sale muy bien y es que a la vista de la piltrafa en que los convierte, pues uno no puede estar muy de acuerdo con su análisis psicológico. Con Superman y Batman fuera de juego, Pak pierde una de sus mejores armas: el monólogo interior y su conocimiento de los personajes. Además el armazón de su historia no se sostiene con personajes que aparecen y desaparecen sin razón aparente y saltos de espacio y tiempo que solo sirven al movimiento de la historia pero sin ninguna lógica interna.

En cuanto al dibujo, se ha buscado una solución en plan marca blanca. ¿Que Jae Lee no cumple las fechas de entrega? ¿Qué dibuja tan raro que no se entiende una sombra? No hay problema. Sacamos a un par de fieras de la plantilla de la casa, que no les importe “adaptar” su estilo al de este buen hombre y todo arreglado. Muerto el perro se acabó la rabia. Lo cierto es que la solución es tramposa, pero el trabajo de Diogenes Neves y Marc Deering es muy eficaz y en algunos aspectos supera de lejos al del “original” Jae Lee.


En definitiva, ahí vamos otra vez. Un cómic con escaso sentido al que si no le pedimos nada más que pasar el rato igual hasta funciona y todo. No nos pongamos exigentes.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada