lunes, 14 de julio de 2014

RESEÑA DE SMALLVILLE: CHAOS #6

SMALLVILLE: CHAOS

PARTE 6/12, 11/07/2014) 

Guión: Bryan Q. Miller
Dibujo: Agustin Padilla, Daniel HDR y Marcelo Di Chiara (portada Cat Staggs)
Reseña de Javier Olivares Tolosa


RESUMEN

En el superacelerador del Ártico, Luthor está obligando a Holt y Kord a ponerlo de nuevo en marcha, aunque Otis le insiste en que esa no parece la mejor de las ideas. Lex está obsesionado con contactar con alguien del multiverso, pese a que los posibles Luthors existentes no han devuelto su llamada.


Mientras, Booster Gold se las arregla para zafarse de algunos de los Lex Lanterns pero finalmente termina derrotado e inconsciente, mientras que Skeets solo puede observar cómo se llevan detenido a su amo. 

En la Fortaleza de Mr. Majestic de la Tierra paralela, mientras Superman está preso en el cristal amarillo y la ola de sangría se aproxima hacia ellos devorándolo todo, Lois consigue convencer a la consciencia de Jor-El de quiénes son y de que les ayude a salir de allí para tener una oportunidad de librarse de la aniquilación y de salvar su propio mundo, ya que no pueden hacer nada más por éste. Jor-El acepta a cambio de que lo lleven con ellos, introduce su consciencia en un cristal y se teletransportan de allí instantes antes de que toda esa Tierra desaparezca devorada por la sangría.


Superman y Lois despiertan en otra Tierra paralela. En esta ocasión no está siendo arrasada por la extraña materia roja, sino que el planeta Apokolips se ha apoderado de ella, dejando todo arrasado y sembrando las calles de cadáveres con el símbolo de Omega en la frente. Una situación que no se antoja mucho mejor que de la que han escapado...


CRÍTICA

Llegamos ya al ecuador de este episodio y las cosas se ponen en su punto máximo de interés. Lo primero, quiero corregir un error que cometí en mi reseña del número 4. Interpreté que Lex mataba a Kord y Holt pero no fue así; parece ser que tan solo han recibido un disparo en la pierna y ahora trabajan para Lex a la fuerza. Siento la confusión que os he podido crear pero creedme... la viñeta no era demasiado clara que digamos y hasta ahora no hemos vuelto a tener noticias de la trama de Lex, así que habría que compartir mi error al 50% con el dibujante. Como mínimo.

Retomando la reseña, la parte de Lex me parece muy arriesgada. Podríamos decir que Luthor se ha quitado la máscara y se está comportando como un supervillano en toda regla, obsesionado con ese contacto con el multiverso y haciendo todo lo necesario para conseguirlo. ¿Cómo podrá revertirse la situación y que Lex salga impune de ella? Será interesante verlo, pero espero que tengan una buena explicación, porque este Luthor parece que está ya en un punto de no retorno. 

En cuanto a la trama de Booster, poco podemos decir. Consigue escapar pero inmediatamente después termina reducido. Supongo que lo mejor está por venir, pero de momento solo ha hecho que jugar al escondite, y mal

En cuanto a Superman y Lois, ahí es donde este cómic se hace digno de leer. La escena de la Fortaleza me ha encantado. La tensión narrativa está muy conseguida, y sientes esa presión de la ola de sangría a punto de terminar con nuestros protagonistas. Además, la humanización de ese Jor-El fantasma que tan solo desea, como cualquier otro ser, su propia supervivencia, me ha parecido un gran acierto. Y que el escenario en el que aterricen Lois y Superman sea de nuevo una Tierra bajo el ataque de Apokolips (teniendo en cuenta que la primera aparición de Superman en el episodio final de Smallville fue precisamente salvando a la Tierra de Darkseid), me ha encantado. Los saltos de escenario están dando un ritmo muy bueno a esa trama del multiverso, que veremos a dónde nos conduce pero de momento está funcionando. 

De nuevo al dibujo varios artistas cada uno con su propio estilo. Hasta tres diferentes se juntan aquí para un cuaderno de solo 12 páginas. El resultado os lo podéis imaginar; algunas páginas funcionan muy bien (las de Lex y Booster), otras son simplemente resultonas (las de Superman y Lois en la Fortaleza) y las últimas, dibujadas por Marcelo Di Chiara, son dignas. Dignas de prisión, quiero decir. Redefinen por completo mi concepto del horror. Espero que Di Chiara solo haya tenido que intervenir porque los otros dos titulares no llegaban al deadline, pero aun con todo, me pregunto si ninguno de los editores no tenía un sobrino pequeño que apruebe Plástica y que hubiera hecho mejor esas 2 páginas finales.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada