martes, 6 de mayo de 2014

RESEÑA DE SUPERMAN IV: EN BUSCA DE LA PAZ (ADAPTACIÓN EN CÓMIC, 1987)

SUPERMAN IV: EN BUSCA DE LA PAZ (1987)

Adaptación de la historia de Christopher Reeve, Lawrence Konher y Mark Rosenthal y de la filmación de Lawrence Konher y Mark Rosenthal
Guión: Bob Rozakis
Dibujantes: Curt Swan, Don Heck, Frank McLaughun, Al Vey, Jhon Beatty y Dick Giordano
Reseña de Manuel Zaragoza Navarro

RESUMEN

En el espacio, un meteorito choca contra un astronauta de una estación espacial rusa. Éste sale despedido hacia el espacio exterior, desconcertado y sin saber por qué se detiene de golpe y es llevado de nuevo a la nave. Cuando se da la vuelta descubre que es Superman el que le ha salvado la vida.

La escena cambia totalmente y vemos a Clark en el cementerio de Smallville visitando la tumba de sus padres. Ya en la granja de los Kent, ahora en venta, Clark desentierra lo que queda de la nave que lo trajo a la Tierra. Sin querer, activa una grabación de su padre donde le explica que en la nave hay un módulo de energía, el cual es lo único que queda de la gran civilización que fue un día Krypton y algún día lo podrá necesitar pero que elija bien ese día ya que únicamente podrá hacer uso de él una sola vez…

Mientras tanto, en la cárcel de Bradenton, Lex Luthor esta haciendo trabajos forzados en una cantera cuando de pronto llega un joven con un coche descapotable muy llamativo. Los guardias, interesados en él, se suben al coche y son encerrados dentro y dirigidos hacia un barranco. Momento que aprovecha Luthor y el joven, que no es otro que su sobrino Lenny, para escapar del lugar. Luthor se escapa de allí jactándose de que ya está libre para cumplir su objetivo: destruir a Superman…

En las oficinas del Daily Planet hay una reunión sobre un cambio de gerencia debido a las pérdidas económicas del periódico. El Planet esta en manos de un grupo empresarial que quiere hacer una línea editorial mas sensacionalista con el objetivo de incrementar las ventas. Clark se dirige a la hija del nuevo presidente, la señorita Lacy Warfield, y le echa un “rapapolvo” sobre la nueva dirección editorial del Planet. Lacy, prendada de Clark, le pregunta a Lois si ese hombre es así siempre. 

En la televisión del Planet, el presidente de los EEUU anuncia que la cumbre para el desarme nuclear ha fracasado y que muy a su pesar vuelven a retomar la carrera armamentística para la defensa de su país. Este mensaje es visto en todos las escuelas de América, y en una de ellas, a un niño llamado Jeremy, se le ocurre escribir una carta a Superman para que haga algo para evitar la amenaza de las armas nucleares.

Mientras tanto, en el museo de Metrópolis, Lex y su sobrino Lenny logran robar un cabello de Superman que éste cedió al museo. La intención de Luthor es conseguir el ADN del Kryptoniano para mutar sus genes y conseguir crear una copia de Superman.

En el Planet, Clark, recibe la carta de Jeremy dirigida a Superman, pidiéndole que destruya todas las armas y misiles nucleares para que el mundo sea un sitio más feliz. La señorita Lucy ve en esta historia una noticia y le dice a Lois que harán un seguimiento de los acontecimientos. Clark, visiblemente afectado se cambia a supervelocidad dirigiéndose como un rayo a la escuela de Jeremy para decirle que no puede hacer lo que le pide, ya que le es imposible inmiscuirse en la vida de los humanos pero que trasladará a la ONU el contenido de su carta. El niño se siente frustrado ya que entiende que Superman le da la espalda al mundo con su actitud…

En la Torre de Metrópolis, Luthor lleva a cabo su primer experimento con los genes de Superman. A partir de ellos consigue crear un individuo con los mismos poderes que él pero con un bajo coeficiente intelectual. Luthor decide llevar al clon a una discoteca para probar sus poderes y sembrar el caos. Allí, casualmente están Clark y la señorita Lacy, la cual ha convencido a Clark para hacer unos artículos sobre lugares de ocio nocturno. Nada más llegar a la discoteca el clon se fija en la señorita Lucy, en ese momento una mujer coge de la mano al clon y lo saca fuera impresionada por el aspecto extravagante de éste. Cuando la mujer toca el pecho del clon se quema la mano debido a las radiaciones que emanan de él. El chillido de la joven es escuchado por Superman desde dentro de la discoteca y escapándose a supervelocidad de Lucy llega hasta donde se encuentra el clon. La pelea dura relativamente poco ya que Superman lanza al clon al tendido eléctrico volatilizándolo en cuestión de segundos. A escasos metros de allí Luthor observa como el primer intento de destruir a Superman ha resultado un fracaso…

En el Daily Planet hay un revuelo enorme debido a que la nueva editorial del periódico ha conseguido contactar con el muchacho que escribió la carta a Superman y ha convertido la negativa de Superman al muchacho en una noticia sensacionalista, haciendo parecer a Superman un ser insensible. Cuando Clark lee la noticia se siente culpable y se dirige a la Fortaleza de la Soledad para pedir consejo a los ancianos de Krypton, y éstos le recuerdan que tiene prohibido inmiscuirse en la vida de los humanos. Tras escucharlos, Superman les responde que hará lo que su conciencia le dicte.

Una vez terminada la conversación con los ancianos, Superman se dirige al edificio de las Naciones Unidas donde una vez allí pide la palabra para que todo el mundo escuche lo que tiene que decir. Superman hace un alegato por la supervivencia del planeta en que vive y como tal, se compromete a destruir todas las armas nucleares existentes. Todas las naciones del planeta estallan en aplausos hacia el Hombre de Acero…

Desde ese mismo instante, Superman se encarga de recoger todas las armas nucleares y lanzarlas al sol para su destrucción sin que afecten a la Tierra. Luthor, gracias a esto, consigue idear un plan para volver a crear un superhombre capaz de derrotar a Superman. En el interior de uno de los misiles lanzados al sol introduce el material genético de Superman, que junto a la energía nuclear y el efecto del sol darán  lugar a lo que Luthor llamara el Hombre Nuclear: un ser capaz de derrotar al Hombre de Acero.

El plan de Luthor se consuma y de las entrañas del sol, surge un hombre que se dirige a través del espacio hacia la guarida de Luthor…

Una vez allí, el Hombre Nuclear se revela en contra de Luthor mostrándose como un tirano y déspota sin escrúpulos. Luthor consigue engañarle invitándole a entrar dentro de su guarida, una vez dentro se queda inmóvil ya que si no recibe la luz solar, el Hombre Nuclear se trasforma en un ser inerte y sin vida.

Poco tiempo después, Lex consigue ponerse en contacto con Superman y lo atrae hacia la torre de Metrópolis diciéndole que va a detonar una bomba. Una vez allí, Luthor, le presenta al nuevo vecino de la ciudad: el Hombre Nuclear. Superman, con su visión de rayos X, observa como tiene el mismo material genético que él y por lo tanto, como mínimo, tendrá sus mismos poderes… Luthor ordena al Hombre Nuclear que destruya a Superman. La batalla comienza con los dos superhombres probando sus poderes a lo largo de todo el planeta. Superfuerza, superaliento, supervelocidad… nada parece detener al Hombre Nuclear. Cuando la batalla retorna a Metrópolis, El Hombre Nuclear lanza la Estatua de la Libertad contra la ciudad y sólo la actuación del Hombre de Acero con su superfuerza logra impedir que la estatua se haga añicos, momento que aprovecha El Hombre Nuclear para atacar a Superman y arañarle en el cuello debilitándolo. El Hombre Nuclear parece que ha ganado esta vez…

Tras unos días parece que Superman ha desaparecido. Luthor aprovecha esa ausencia para hacer negocios y rearmar con cabezas nucleares las principales potencias mundiales. Lois, preocupada por la desaparición de Superman y la ausencia de Clark, se dirige a casa de este último para ver lo que le pasa a su amigo. Allí se encuentra con un Clark enfermo y débil. Lois le da un paquete a Clark para que se lo dé a Superman, en él se encuentra la capa roja que había perdido en el enfrentamiento con el Hombre Nuclear. Clark le dice que se la dará pero le pide que se marche, que necesita estar solo para recuperarse. Una vez solo, Clark se da cuenta que no logra recuperarse del ataque del Hombre Nuclear por lo que decide usar el módulo de energía que recogió de la nave que le trajo a la Tierra.


En la guarida de Luthor, el Hombre Nuclear ve una foto de la señorita Lucy como nueva editora del Planet y decide ir a por ella al periódico. Una vez allí, la rapta y se la lleva a su guarida. El Hombre Nuclear revela a Luthor y a Lucy que quiere que ella sea su reina. Su intención es que ellos dos solos reinen en el mundo y para ello decide transformarse en un cohete y simular que es una bomba nuclear lanzada para hacer creer que las principales potencias se atacan unas a otras y destruir así el mundo entero. 

Tras esto, aparece Superman totalmente recuperado en la guarida de Lex justo antes de que éstos escaparan, y le dice a la señorita Lucy que tiene un plan para parar al Hombre Nuclear pero que necesita usarla como cebo. Lucy accede y es llevada al encuentro de de el Hombre Nuclear. Éste, viendo a Superman recuperado y llevando a Lucy, persigue al Hombre de Acero dejando atrás la forma de cohete nuclear y desapareciendo de los radares quedando la amenaza nuclear en un susto.

En Metrópolis, comienza una pelea entre Superman y el Hombre Nuclear. Éste, obsesionado con el paradero de Lucy, obliga a Superman a decirle dónde está. Superman, asustado por la pérdida de vidas humanas, le indica dónde se encuentra y lo lleva hacia una puerta. Tras abrirla, Superman empuja al Hombre Nuclear al interior de lo que es un ascensor donde la luz solar no baña el cuerpo del clon mutante del kryptoniano. Superman arranca el ascensor del edificio y lo lleva a la luna esperando que no reciba nunca más la luz del sol pero por una leve rendija del ascensor el cuerpo recibe una pequeña radiación solar con lo que el Hombre Nuclear revive. Superman, desprevenido, recibe un golpe muy fuerte que lo lanza bruscamente hacia el suelo de la luna. El Hombre Nuclear se olvida de Superman y se dirige a la Tierra para buscar a Lucy, su obsesión. Cuando el Hombre Nuclear la agarra vemos como el sol a lo lejos va siendo tapado poco a poco por la luna. Superman, con su fuerza, logra realizar un eclipse de sol por unos instantes dejando sin poder al Hombre Nuclear, momento que aprovecha para llevárselo a una central nuclear y lanzarlo al núcleo del reactor para darle un uso más provechoso del que le había dado Luthor.


Lejos de allí, Luthor cree haberse escapado, pero nada más lejos de la realidad… Superman agarra el coche de Luthor con él y su sobrino y lo lleva al centro penitenciario más próximo donde reanudará su pena de trabajos forzados. Tras esto, se vuelve a dirigir al edificio de la ONU para decirle al mundo que él solo no puede encargarse de la paz mundial y que es necesario un compromiso de todos para poder llevarla a cabo. Superman pide a Jeremy que lo acompañe en un vuelo alrededor del mundo para que diga como ve él el mundo desde esa altura. Jeremy, durante el vuelo, le contesta que ve los ríos, las nubes, los campos, los mares pero lo que no ve es que en ningún lugar de la Tierra existe algún tipo de frontera, que todo es un solo mundo. Superman termina diciendo que cuando todos sean capaces de ver el mundo de esa manera no habrá más guerras.

FIN

CRÍTICA 

Nos encontramos una obra que fue impresa en el año 1987 aprovechando el (escaso) tirón de la película de Superman IV: En busca de la paz. Situando esta obra en su contexto histórico se encuentra a la par en publicación con la serie de John Byrne, El Hombre de Acero. Tal vez para evitar semejanzas con esa serie, se buscan unos dibujantes diferentes al Superman de Byrne. El análisis se hará comparándola con la película, ya que es una adaptación de la película con su mismo nombre.

El primero de los factores a analizar es la comparación argumental del cómic con la película. En ella, el cómic gana por goleada en cuanto a desarrollo estructural se refiere, ya que la historia es mucho más fluida y coherente que la mostrada en el film. Está claro que el cómic no muestra en todo su esplendor lo que tenían en mente los guionistas pero esta adaptación sí ayuda a hacernos una idea de lo que querían hacer en un principio. Introducen conceptos interesantísimos como el personaje de Bizarro (primer experimento de Lex Luthor), la manipulación de material genético para fines privados, la implicación de Superman en el  devenir de la Tierra asumiendo su rol como ejemplo del mundo y el tratamiento al miedo existente al desastre nuclear. Además, no sólo por lo que aporta de más la adaptación con respecto a la película es superior, sino por lo que elimina. Un ejemplo claro lo tenemos en la famosa cita doble entre Clark/Superman y Lois/Lucy que se muestra en la película y en el cómic no ocupa mas que unas pocas viñetas. La mayor eliminación y a su vez un gran acierto es la desaparición total del famoso beso-borra-memoria-a-la-carta que Superman le da a Lois para que lo olvide todo, ya que es uno de los puntos que mas chirría en la película. En resumen, y con respecto a la historia, nos encontramos un cómic correcto y bien desarrollado comparándolo con su homónimo en el cine.


Respecto al dibujo, lo primero que hay que decir que aunque sea una adaptación al film la cara de Reeve, de Margot y de Hackman no se encuentran por ningún lado, con lo que para mí es un punto negativo, porque si algo es característico en las películas de Superman en el cine es la cara de Christopher Reeve. En contraposición al esto, nos encontramos con algunos de los dibujantes de Superman más característicos de la época PRE-Crisis como son Curt Swan y Dick Giordano, los cuales, si bien no logran encajar con la idea preconcebida de los actores de la película, sí que logran imprimir un aire nostálgico a lo largo del cómic. Aun así, los dibujantes no siguen ningún patrón común mínimo en el dibujo de los personajes. Parece que cada uno tenía libertad total de realizar el dibujo que ellos quisieran. En muchas de las viñetas el cambio físico que tienen es muy grande y desconcertante. Si bien en el personaje de Superman es menos llamativo, en el caso de Luthor y Lois se hace muy difícil identificarlos de un dibujante a otro.

Un factor importante a resaltar, quizá es el más difícil, pero a la vez el que te lleva a comprar el cómic y a realizar estas reseñas en mi caso, no es otro que el factor emocional, y este cómic tiene mucho de eso. Primeramente nos encontramos de un cómic que adapta el film de la última película de Superman hasta ese momento y era la manera perfecta de volver a “ver” la película en casa. Recordemos que en esa época ni todo el mundo tenía vídeos en formato VHS, ni se podía permitir tener esa película, y el medio más asequible era comprar el cómic, aunque luego te llevaras una pequeña decepción por esperar ver al Superman de Reeve en papel y encontrarte con otros “Supermanes”  ¡Pero doy fe que en ese tiempo tener un cómic como este era una auténtica pasada y un objeto que levantaría las mayores envidias al llevarlo a clase!

Otro de los factores emocionales, que quizá os parecerá una tontería (pero si hubierais pasado la infancia como yo esperando todos los sábados a ir al quiosco a ver si había llegado el nuevo número de Superman de Byrne y encontrarte esta sorpresa), es su precio, el cual era nada menos que 250 pesetas que ya os digo que era una pasta para un niño de 6 años, que para conseguirlo tenía que arrastrar a su abuelo y convencerlo de que se lo comprara. Con respecto a la editorial decir que era Zinco, que se encargaba también de distribuir los cómics de Superman en la época de John Byrne y eso ya era decir mucho.

El último punto a reseñar, y no menos importante, es ese halo de cómic añejo que desprende con sus hojas de papel que se vuelven amarillentas con el paso del tiempo y ese tacto áspero que tiene cada vez que pasas una hoja. Incluso las erratas de imprenta, como cuando los colores de las ropas y las manos se salen de los perfiles del dibujo así como la obtención del color de la tez humana mediante un fondo rosado y diminutos puntos rojos… 

Este cómic no pasó nunca a la historia, es más, en pocos lugares conoces de su existencia, pero lo que es seguro es que tras el paso de los años, como el buen vino, la carga emocional que tienen estas páginas ha crecido exponencialmente y, difícilmente, esa carga emocional será alcanzada por las colecciones actuales del Hombre de Acero.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

12 comentarios:

  1. una historia sin duda hecha para un cómic no para una película de superman

    ResponderEliminar
  2. Vaya con la sorpresa, no tenía ni idea de que hubieran hecho un cómic de esa película.

    ResponderEliminar
  3. Vaya. Este nunca lo habia visto. El que sí recuerdo haber leído es el de Superman III allá por 1983

    ResponderEliminar
  4. Próximamente comentaremos también el de Superman III.

    ResponderEliminar
  5. Genial. Solo tenía 7 años cuando lo lei y no lo he vuelto a ver nunca pero creo recordar que los rasgos de Superman sí eran los de Reeve. Gracias Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, yo lo tengo y puedo decir que no capta el rostro de Reeve ni de ningún otro actor de la película.De todos modos creo que es normal contando con dos dibujantes y cuatro entintadores que ni siquiera siguen un patrón común entre ellos como bien dice Manuel. Para mí es un poco una pena que leyendas como Curt Swan y Don Heck tuvieran que conformarse con trabajos como este pero en fin.

      Eliminar
  6. "Tal vez para evitar semejanzas con esa serie, se buscan unos dibujantes diferentes al Superman de Byrne."
    Pues que quieres que te diga, a mi me sigue pareciendo un dibujo muy similar al de Byrne.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en la portada que es del propio Byrne. ;)

      Eliminar
  7. Este cómic tuvo la curiosidad para los americanos al menos de poder ver escenas que fueron eliminadas del montaje final (ya que en Europa sí vimos una edición "extendida") como las del primer Hombre nuclear.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo no recuerdo haber visto las escenas de "Bizarro" en el cine. Si que las ví posteriormente en la edición de Warner de los 13 DVD en los extras del correspondiente a Superman IV. Lo que sí que recuerdo són las escenas del rescate del tornado con los hijos de Reeve. En el DVD aparecen cómo extras y sin montaje final, vamos que se ven los cables!

    ResponderEliminar
  9. Coincido en cada una de tus palabras Manuel. Lo único en que no, es que la escena de la cita doble entre Clark/Superman y Lois/Lucy, una secuencia así en una cinta puedes desarrollarla bien en detalle y efecto consecuente, pero en un comic para hacerlo "entendible" deberías dedicarle unos cuantos cuadros y por lo menos 2 paginas y la verdad es que no tendría efecto. Como ya ha pasado en tantos comics que hay cosas de actuación y movimientos de un film que se pueden desarrollar tranquilamente en trazos, y otras que o son casi imposibles o no surgen efecto y es mejor prescindir de ellas.

    Lo del beso borra memoria es solo una de las cosas que chirría. Podemos decir que entre otros momentos olvidables vemos a una Lucy respirando en el espacio. Algo que no recuerdo haber visto en toda mi vida de cine. Monumental descalabro si los hay.

    Hay cosas que las puedo llegar a entender, por razón de bajo presupuesto, la epoca y/o problemas varios, pero algo tan básico y entendible como que NO SE PUEDE respirar en el espacio...no comprendo como gente grande hizo algo así.

    ResponderEliminar
  10. Yo tube ese cómic de pequeño!! Que recuerdos.

    En aquella época no podia valorar si era mejor o peor que la película, porque la pelicula con todo lo mala que era, me flipaba.

    Pero recuerdo vagamente la parte del clon en la discoteca.

    Ains... uno de tantos que se perdieron con el paso de los años...

    ResponderEliminar