viernes, 9 de mayo de 2014

JON CRYER HABLA SOBRE SUPERMAN IV O "CÓMO LA ILUSIÓN SE CONVIRTIÓ EN DESASTRE"

En 1987 se estrenaba Superman IV: En busca de la paz, la última película de Superman que protagonizó Christopher Reeve y que, pese a que nació como un proyecto prometedor en el que todos sus responsables se implicaron al máximo (en especial el propio Reeve), terminó como todos ya sabemos: un completo fracaso comercial y una película de factura indigna que prácticamente enterró al personaje cinematográficamente hablando. En una reciente entrevista, el actor Jon Cryer (Dos hombres y medio), que interpretó a Lenny Luthor en Superman IV, ha contado su experiencia en aquella producción por la que siente cariño y lástima a partes iguales, revelando incluso palabras de Christopher Reeve sobre qué le pareció a él el resultado de la película. No os lo perdáis, lo traducimos a continuación:

“Estaban intentando reiniciar la franquicia y tenían un guión inteligente escrito por los mismos que habían hecho La joya del Nilo, y habían reunido a todo el reparto de la primera película. Tenían a Margot Kidder de vuelta, tenían de vuelta a todo el mundo, Jackie Cooper, Gene Hackman. Y el guión era una historia interesante. Básicamente un niño le pedía a Superman que se librara de las armas nucleares del mundo. Y era un dilema moral interesante para Superman. Así que pensé que iba a ser genial. Y yo interpretaba al sobrino malo de Lex Luthor, Lenny. Así que tenía que ser el secuaz de Gene Hackman. Vamos, desafío a cualquiera en esta sala a que si le ofrecen ser el secuaz de Gene Hackman, no va a rechazar esa oportunidad.”


Jon comenta la gran impresión que le causó su primer día de trabajo en Superman IV, y cómo ha cambiado el cine desde entonces hasta ahora:

“El primer día fue espectacular. Estábamos Gene Hackman y yo en un coche descapotable de los años 30. Y la idea era que estábamos intentando escapar de la escena del crimen. La escena era del final de la película pero la estábamos rodando la primera. De repente nuestro coche debía elevarse y revelar que Superman estaba debajo y nos llevaba volando a la prisión. Esa era la gracia. Bueno, hoy en día nos habrían puesto en un coche, frente a una pantalla verde, y yo nunca habría visto a Superman y lo habrían hecho de otro modo todo. Pero en aquel tiempo, literalmente tenían una grúa que levantaba el coche, con Gene Hackman y yo dentro, y luego elevaban con cables a Christopher Reeve por debajo con todo el traje de Superman y lo hacían volar. En la grúa. Y ese era mi primer día de trabajo. Fue la cosa más increíble. Todavía tengo fotos de aquello en casa, porque fue realmente maravilloso.”


Pero poco a poco, el sueño se fue tornando en pesadilla...

“Empezó de forma tan prometedora y poco a poco empecé a darme cuenta que estaban descartando escenas que no podían rodar. Y resulta que la compañía que estaba montándolo todo era Cannon Films, que eran… Superman era su apuesta por hacerse respetar. Pero la verdad es que se les conocía por financiar películas malísimas. Lo peor de lo peor. Y no podían evitar volver a sus raíces y básicamente se quedaron sin dinero mientras rodábamos y secuencias enteras se quedaron sin filmar. Y se suponía que iban a hacer seis meses de trabajo de vuelos con Chris Reeve pero solo hicieron uno. Así que usaron una y otra vez la misma escena de vuelo y eso es muy embarazoso.”


Hasta que finalmente, incluso Chris Reeve tuvo una reveladora charla con Jon en la que le dijo lo terrible que le parecía la película:

“Así que cuando la película finalmente salió, tenían un evento publicitario en el Smithsonian. Su traje de Superman se había llevado al Smithsonian. Allí estaba Chris Reeve y yo pensaba: “Soy parte de esto, ¡genial!” Me llevé a Chris aparte y le dije: “Oh, estoy tan nervioso, no puedo esperar a ver la película”, y él me dijo: “Es un desastre. Es un maldito desastre, Jon. Lo siento muchísimo por esto pero es terrible.” Y ahí estaba él en los proyectores del Smithsonian, luchando la gran batalla… y era una mierda. Y es doloroso, porque intentas obtener respeto del público y que confíen en que si te están viendo por allí en algo, es porque va a ser bastante bueno, pero aquello era insalvable.”

Una triste historia, sin duda. Está claro que con más dinero y medios y cuidando muchísimo más el vestuario y diseño de producción, Superman IV podría haber sido una gran película, con una temática algo más adulta y propia del momento histórico que se vivía. Pero todo se fue al traste hasta el punto de avergonzar a su mismísimo protagonista y de hundir la franquicia durante 19 años. 

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

2 comentarios:

  1. La verdad es que me dío bastante pena las palabras de Reeve, me imágino la rabia y pena que tenía en es momento cuando tuvo que con mucha sinceridad y frustración decirle a Jon que esto era un fracaso.

    Yo creo que en parte el también se sentía algo culpable por la sepultura que se le dío al personaje que tanto cariño le tenía, solo alcanzó a ver series, pero se fue de éste mundo sin volverlo alcanzar el cielo en la pantalla grande.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es triste leerlo. Siempre, desde niño, la cargué rencor a esta peli: mi superhéroe favorito se veía ridiculizado, como yo nunca lo había visto. Pero al leer esto tengo otra perspectiva, y en cierto modo es triste saber como se fue deformando algo que podía haber sido épico, algo que a la larga terminó por hacerle mucho daño al personaje, durante los años siguientes y alejando posibles seguidores del mismo. Una lastima por todos, pero especialmente por Reeves y por Superman.

    ResponderEliminar