martes, 22 de abril de 2014

RESEÑA DE SMALLVILLE: LANTERN #6

SMALLVILLE: LANTERN

PARTE 6/12, 18/04/2014) 

Guión: Bryan Q. Miller
Dibujo: Marcio Takara (portada Cat Staggs)
Reseña de Javier Olivares Tolosa


RESUMEN

En la Luna, los Lanterns explican a Superman y John Stewart que no existe ningún tratado entre los Manhunters y los Guardianes, y que piensan que ese pequeño ejército de Manhunters debía ser un remanente que se han vuelto locos. Superman pregunta por los anillos amarillos que los alimentaban y cuál es su procedencia, y los Lanterns le explican la historia de cómo para combatir a los Manhunters, los Guardianes crearon un cuerpo de choque que empleaba anillos amarillos alimentados por el miedo. Los Manhunters ponían su vista en un planeta y acudían a exterminarlo, así que al llegar los nuevos Yellow Corps, el miedo de la población los hacía mucho más fuertes para combatir al enemigo. Pero la luz amarilla también trajo algo consigo: Parallax. Comenzó así una guerra que se saldó con la muerte de muchos Lanterns, los Guardianes, y la destrucción de la mayor parte de Oa.


En la Tierra, Oliver se ha unido al equipo del D.E.O. que busca a Prometheus para encontrar la tecnología robada de sus instalaciones. Cuando lo encuentran, el mercenario les recibe con todo tipo de armas que dan buena cuenta de ellos, e incluso le da una tremenda paliza a Oliver antes de marcharse en lo que parecer ser un Boom Tubo (tecnología de Apokolips).


Mientras regresan a la Tierra, Superman y John se encuentran cara a cara con el enemigo Parallax. El monstruo lleva a los Guardianes encima y se alimenta de su miedo para toda la eternidad, lo cual dice que es parte del tratado que hizo con ellos.


Parallax cree que los Lanterns han violado ese tratado y que están uniéndose para destruirlo. Las explicaciones de Superman no consiguen convencer al villano, que a la vista de que ha perdido su ejército de robots Manhunters, vomita un montón de anillos amarillos y los envía por el universo para buscar nuevos reclutas para su Corps.


CRÍTICA

Estupendo el rumbo que está tomando este arco argumental. Es muy difícil integrar a un personaje como Superman dentro de un grupo como los Green Lanterns, pero no solo estamos viéndolo de una forma progresiva y creíble sino que todos los personajes están ocupando el mejor lugar que pueden ocupar. Dejemos las amenazas del espacio para los Lanterns y Superman, y que Green Arrow se ocupe de cosas más mundanas como Prometheus, ¿no? Tiene toda la lógica. Aunque si Prometheus tiene un Boom Tubo es porque Darkseid forma parte (aunque sea indirecta) de la historia, así que ya veremos si hay sorpresas. 

La explicación de los Lanterns sobre la guerra de Parallax es clara y concisa, todo un cursillo intensivo y acelerado para aquellos no muy familiarizados con los Green Lanterns y su historia. Creo que no es necesario más, y que, aparte, se consigue un gran logro: hacer a Parallax un villano atractivo. No me malinterpretéis los fans acérrimos de los GL, pero para mí Parallax puede ser: 1) una criatura casi sobrenatural, como una presencia demoníaca que posee a las personas (ejemplo: Hal Jordan tras los acontecimientos de la etapa post-muerte de Superman), o 2) una borrasca con amenaza de chubascos que hace que las personas infectadas por él desarrollen una cabeza de dimensiones absurdas (ejemplo... bueno, sobra decir que hablamos del villano de la peli Green Lantern, de la que es el punto más flaco). En esta ocasión, Parallax tiene un buen aspecto, gigante, oscuro y amenazador, como un insecto espacial cuya voz debe sonar como la del dragón Smaug como mínimo. Mola. No sé si será un villano muy físico al que enfrentarse, pero tiene buena pinta como concepto. 

En cuanto al arte, fantástico trabajo de Marcio Takara para acabar de redondear el número. Aparte de que ya ha hecho suya la saga con su estilo, con el diseño de Parallax ha terminado de ganarme, e incluso se permite meter ciertas viñetas a lo Frank Miller que quedan soberanamente bien. Por cierto, me desconcierta que hay varias viñetas de la pelea entre Prometheus y la D.E.O. en las que los globos de texto están vacíos. No sé bien si es un elemento dramático o si es que, directamente, se les ha olvidado meter el texto en la edición digital. Me enteraré.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada