jueves, 30 de enero de 2014

RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE #27

JUSTICE LEAGUE #27 (Marzo 2014)

Guión: Geoff Johns
Dibujo: Ivan Reis
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Mientras Johnny Quick y Atómica dan buena cuenta de la Patrulla Condenada en Denver, en los laboratorios STAR de Detroit el doctor Silas Stone se plantea si debe reconstruir a su hijo Victor para que vuelva a ser el Cyborg. El científico es completamente reticente a volver a convertir a su hijo en una máquina de combate, sin embargo, tanto el propio Victor como el socio de Silas, el doctor Thomas Morrow, acaban convenciéndole de que es necesario recuperar a Cyborg.

Para la reconstrucción, utilizarán la tecnología extrema que ambos guardan en secreto en la llamada sala roja, donde llevan años estudiando tanto tecnología proveniente del futuro como la perteneciente a alienígenas o supervillanos que han atacado la Tierra. Con todos esos medios y siguiendo las indicaciones de  Victor, ambos reconstruyen una versión más estilizada y más eficaz de Cyborg.

A diferencia de lo que venía haciendo hasta ahora, Victor tendrá que combatir desconectado del torrente de información on-line que siempre le había acompañado y que por ahora sigue controlado por su némesis Grid.


Listo para entrar en acción, el recuperado héroe quiere encontrar ayuda en Platino, una androide ajena a los sistemas controlados por Grid y que ya había combatido en la liga de la justicia. Sin embargo, el doctor Morrow no cree que sea una buena idea, lo que parece confirmarse cuando Victor encuentra al doctor Will Magnus, creador de Platino, convencido de que tanto ella como el resto de los Metal Men han sido un fracaso.

CRÍTICA

Geoff Johns nos trae un episodio donde, una vez más, la historia avanza más bien poco, pero donde la falta de argumento se compensa con un excelente tratamiento de los personajes y un buen puñado de guiños al viejo universo DC que tanto se echa de menos.

Sobra decir que el episodio se centra en Cyborg, pero a diferencia de los últimos números, no se trata de su contrapartida malvada, Grid, sino del propio Victor quien recibe aquí casi por primera vez en este “New 52” el tratamiento de personaje complejo en vez de ser el complemento/solución tecnológica de la Liga. Este Cyborg empieza a parecerse un poquito más al Victor Stone que Marv Wolfman escribió para los Nuevos Titanes y que fue barrido como tantos otros con el reboot para convertirse en un personaje vacío, que se limitaba a solucionar problemas técnicos en la JLA y a cumplir con la imprescindible y políticamente correcta cuota racial del grupo. Aquí le vemos establecer una relación con su padre y tener la fuerza y convicción suficientes como para superar una terrible derrota y volver otra vez a la batalla más reforzado que nunca. 

Su nuevo diseño es brillante, mucho más humanoide y estilizado que el anterior (algunos de los diálogos podrían interpretarse como una crítica al mismo) y reserva alguna que otra sorpresa que seguramente descubriremos en los próximos números.

En el apartado gráfico, nuevamente Ivan Reis se sale de la escala. Si existiera un dibujo perfecto para un cómic de superhéroes, posiblemente se acercaría bastante a lo que este autor está haciendo en esta serie, y es que hay que ser un verdadero maestro para dibujar un uniforme tan absurdo como el de Johnny Quick y que parezca medianamente creíble e interesante.

Podría decirse por tanto, que estamos ante un cómic nuevamente apartado de las grandes líneas argumentales de “Forever Evil”, y que se centra en el desarrollo de un personaje hasta ahora secundario, otorgándole un rol absolutamente protagónico. Y es que si de algo parece que está sirviendo esta saga es precisamente para dar voz a todos aquellos personajes normalmente ensombrecidos por los primeros espadas de la editorial. Es posible que esta estrategia le quite algo de brillo épico a la historia, pero es precisamente este mimo y este detalle por los secundarios lo que a la larga hace que, a la larga, el universo DC sea un lugar donde queramos estar.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada