Todo sobre la película que comenzará el UDC compartido: Batman Vs. Superman: Dawn of Justice

Por primera vez en la historia del cine, Superman y Batman unirán fuerzas en 2016 y serán la antesala a la Justice League. Nosotros te lo contamos todo.

El Sótano del Planet: podcast 46

Todo nuestro seguimiento de la SDCC y nuestra sorpresa y emoción con el teaser. Acompáñanos en nuestro podcast más divertido como si hubieras estado con nosotros.

Cobertura de la San Diego Comic Con 2014

Foto oficial de la Trinidad y teaser de Superman V Batman revelados. ¡Casi nada!

Calendario de películas de DC/Warner hasta 2020

Por fin Warner da un puñetazo en la mesa y revela sus planes: 9 películas de DC (de momento sin título) hasta el 2020.

Muckle Mannequins Superman (Man of Steel)

Todo sobre la fantástica figura life-size de El Hombre de Acero, probablemente el coleccionable de Superman definitivo.

Superman en el nuevo Universo DC

Sigue con nosotros las colecciones del Hombre de Acero del New 52 al ritmo USA, y no te pierdas el devenir de Doomed o del nuevo Superman de Johns y Romita.

CABECERA RANDOM

domingo, 30 de junio de 2013

GANADOR DEL CONCURSO DE LEGO "LA HUIDA DE BLACK ZERO"

Como sabréis, estábamos realizando un sencillo concurso en el que el premio era un kit de LEGO Man of Steel "La huida de Black Zero". Tan solo había que responder a la pregunta de cuántas piezas son necesarias para recrear esta escena con LEGO (es decir: cuántas piezas contiene dicho kit). La respuesta acertada es 168 piezas.


De entre todos los que me habéis enviado por mail la respuesta correcta, he realizado un sorteo aleatorio a través de la página Random.org y el nombre que ha salido el primero de la lista, y por tanto el ganador de este kit de LEGO, es...

José Carrión

Enhorabuena al ganador, que puede mandarme un mail con sus datos para que concertemos el envío del premio.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE EL HOMBRE DE ACERO: ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Como habéis visto, durante el día de hoy he publicado mi extensa reseña de la película El Hombre de Acero incluyendo capturas de pantalla y una opinión sobre cada una de las 12 partes en las que la he dividido. A continuación, a modo de índice, os dejo link a los 12 posts que componen la reseña completa, para que quede esta entrada como índice de capítulos:


PARTE 1: LA ÚLTIMA ESPERANZA DE KRYPTON
PARTE 2: EL HOMBRE SIN NOMBRE
PARTE 3: LA NAVE EN EL HIELO
PARTE 4: AL FINAL, SE UNIRÁN A TI EN EL SOL
PARTE 5: ¿QUÉ PIENSAS TÚ?
PARTE 6: EL ULTIMÁTUM DE ZOD
PARTE 7: NO SOY VUESTRO ENEMIGO
PARTE 8: EN LA NAVE BLACK ZERO
PARTE 9: LA BATALLA DE SMALLVILLE
PARTE 10: TERRAFORMACIÓN
PARTE 11: O MUERES TÚ, O MUERO YO
PARTE 12: BIENVENIDO AL PLANETA

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE EL HOMBRE DE ACERO: PARTE 12 DE 12: BIENVENIDO AL PLANETA

El General Swanwick y la capitana Farris conducen por el desierto cuando les cae delante un satélite militar de vigilancia. Ante ellos está Superman, que le dice al General que no permitirá que averigüen dónde cuelga la capa por las noches.


El General desconfía, diciendo que cómo saben que no contravendrá los intereses americanos, y Superman le dice que se ha criado en Kansas y que no puede ser más americano. Le dice que está aquí para ayudar pero que tiene que ser a su manera, y que debe convencer a Washington de ello. Superman sale volando y la capitana sonríe diciendo lo bueno que está.


En la granja, visitando la tumba de Jonathan, Martha y Clark recuerdan cuando Jonathan lo veía jugar de pequeño poniéndose un mantel rojo como capa y adoptando una actitud heroica. Estaba claro que algo le corría por las venas desde siempre y que su destino era ser un héroe.



Martha le pregunta a su hijo qué hará cuando no esté salvando al mundo. Clark sonríe y responde que ha pensando que necesita un trabajo que le permita estar al día de todo lo que ocurre y en el que nadie se sorprenda cuando salga corriendo a meterse dentro de un peligro. Vamos viendo mientras que cuenta esto, cómo llega a Metropolis montado en bicicleta y vestido con vaqueros y una camisa. Entra en el Daily Planet, se pone una americana, se ajusta la corbata, entra en un ascensor y saca unas gafas del bolsillo, poniéndoselas.


En la redacción, Perry llama a Lombard, Jenny y Lois para presentarles al nuevo corresponsal: Clark Kent. Lois sonríe para sí y hace el teatro de no conocerlo y se presenta a Clark, dándole la "bienvenida al Planet" (jugando con las palabras, dándole la bienvenida tanto al diario como al planeta Tierra). Clark le dice que se alegra de estar aquí y sonríe.



EL HOMBRE DE ACERO

FIN

MI OPINIÓN DE ESTA PARTE

Lo único malo que le encuentro a este epílogo es que la película se termina con él. La parte de Superman con Swanwick y la capitana babeando por él, es una declaración de intenciones de lo que el Hombre de Acero quiere: ayudar al mundo, sí, pero que nadie se meta en su vida privada. Y si para eso se tiene que cargar un satélite de 12 millones, pues se lo carga. OK, esto de destruir gratuitamente la propiedad privada no es algo que vaya mucho con Superman, pero después de haber salvado al mundo a costa de enviar a un agujero negro a los pocos supervivientes de su raza y de haberse visto forzado a matar al único de los suyos que había quedado en la Tierra... ¡Qué demonios! Este chico se había ganado un poco de intimidad, ¿no?

Respecto al montaje final de escenas con la llegada de Clark al Daily Planet, ME ENCANTA. La complicidad de Lois y Clark con esa mirada y esa sonrisa, o la frase de Lois (que en inglés cobra aún más sentido, jugando con las palabras para darle tanto la bienvenida al Daily Planet, como al planeta Tierra) es una despedida perfecta a una película de origen. Y esa sonrisa final de Clark... Joder, cada vez que Henry Cavill sonríe, en alguna parte del mundo resucita un cachorrito. No puedo ser más heterosexual, pero qué guapo es el cabronazo.

He leído bastantes quejas de que no sale apenas el Clark periodista. Y tenéis razón, no sale. La película termina con su llegada al Daily Planet y su incorporación como nuevo corresponsal (un puesto perfecto para que se pueda marchar cuando quiera a zonas conflictivas sin que nadie sospeche). Estoy seguro que la interacción de Clark con el Planet y con el resto de Metropolis se producirá en la secuela; una secuela en la que probablemente Superman ya no será un temido alienígena sino el héroe de Metropolis, lo cual permitirá desarrollar historias completamente diferentes y poner de manifiesto su preocupación por la ciudad y sus habitantes.

Respecto a cómo Clark entra en el Planet, tengo mis teorías, aunque todo queda en el aire. En mi opinión, y puesto que no sabemos cuánto tiempo ha pasado desde la batalla contra Zod, una posibilidad es que Clark haya estudiado periodismo y Lois lo haya ayudado a entrar en el periódico. Pero teniendo en cuenta que no parecen haber pasado 5 o 6 años y que Perry le presenta a Clark a Lois, mi otra teoría es que Lois es cómplice del asunto, y de algún modo, con sus contactos, habrá falseado un historial académico y una identidad nueva desde cero para Clark Kent, que probablemente solo conserve su nombre real. Visto así, pensaréis, entonces Superman es un estafador. Miente al Planet para conseguir un trabajo sin tener la carrera de periodismo ni nada. Y de nuevo tenéis razón, lo es. Pero a estas alturas de la película está claro que este Superman no es el de toda la vida y que si tiene que inventarse una identidad o un historial para poder encontrar un trabajo en el que estar informado de todo, lo hará. Y no nos pongamos tan tiquismiquis con el Superman de siempre que decía que "nunca mentía", porque ¿acaso el tema de la doble identidad no es vivir siempre en una gran mentira? Pero no creo que haya ninguna mentira más justificada que esa.

REFLEXIÓN FINAL

En resumen: hemos analizado la película escena por escena, comentando lo mejor y lo peor. Ha sido un trabajo larguísimo que me ha llevado muchas horas estos días y que espero hayáis disfrutado. En cuanto a la película, ya está todo dicho. Para mí, tal y como he afirmado en muchas ocasiones, no será la película perfecta (porque tal cosa no existe), pero sí es la perfecta reinvención de Superman para este siglo. Ahora tenemos todas las piezas sobre la mesa: a Superman, a Clark Kent periodista, a Lois Lane (que ahora conoce su secreto), la ciudad de Metropolis... Todos los elementos clásicos están ahí, y las posibilidades para la secuela son infinitas. Yo estoy convencido de que esta es la película de Superman que necesitábamos, con sus muchas virtudes y sus mínimos defectos. Convencido de que esta película habrá logrado que una nueva generación de espectadores se interesen por un personaje que, hasta hace nada, estaba muerto, enterrado y pisoteado en el cine. Y ahora lo tenemos de vuelta con fuerza y coherencia.

Yo no podría estar más contento con lo que ha conseguido El Hombre de Acero y con lo que Zack Snyder, David Goyer, Chris Nolan, Henry Cavill y compañía han hecho por mi personaje favorito. La pregunta es...

¿Qué piensas tú?



Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE EL HOMBRE DE ACERO: PARTE 11 DE 12: O MUERES TÚ, O MUERO YO

Tras un apasionado beso con Lois, Superman escucha un ruido y se acerca a su procedencia. Encuentra a Zod de rodillas en el suelo. Ha escapado a la succión de la singularidad y está totalmente desolado, diciendo que podrían haber levantado un nuevo Krypton sobre la mugre de la Tierra y reprochando a Kal haber elegido a los humanos y haberle arrebatado su alma. Zod se lanza contra Superman y lo golpea con el hombro. Le dice que va a matar uno por uno a todos los habitantes de este planeta para dejarle sin la gente que tanto le importa, igual que él lo ha dejado sin su pueblo y sin su única razón de existir.




La pelea entre Superman y el General Zod no puede explicarse con palabras. Cada golpe genera una onda expansiva, cada impacto de uno de ellos contra un edificio es un edificio que se derrumba. En un ataque de ira, Zod descubre su visión calorífica y arrasa con una planta de una oficina con una ráfaga de fuego. 




Hay muchísima destrucción mientras se persiguen y golpean mutuamente, y terminan llegando a un edificio en construcción donde Zod golpea a Superman con una viga. El General le dice que fue diseñado y adiestrado toda su vida para ser un guerrero, y vemos que ya tiene pleno control de sus poderes, incluso del de volar, cuando se arranca la armadura revelando su traje negro ajustado y se alza levitando como un dios ante Kal.



Superman se lanza contra él y el combate sigue. Vuelos a toda velocidad, más edificios colapsándose, golpes terribles... Hasta que luchando y forcejeando en el aire, los dos contendientes superpoderosos se estrellan en una estación de tren. Superman agarra fuertemente a Zod por la espalda y por el cuello, con una llave para inmovilizarlo. La gente en la estación huye despavorida, pero una familia se queda arrinconada contra una esquina. Zod le dice a Kal que si tanto ama a estas personas, que llore su muerte. El General dispara su visión calorífica muy cerca de la familia, aproximándose cada vez más a ellos con la intención de matarlos. 





Superman lo mantiene agarrado y lucha por evitar que Zod los alcance con su rayo. Clark le suplica que pare, que se detenga, y Zod le contesta que jamás. Así que Superman toma una dura decisión: le parte el cuello a Zod y termina con su vida para salvar la de los humanos. Tras esto, Superman cae de rodillas al suelo gritando de impotencia y dolor por lo que ha hecho. Lois llega a la estación en ese momento y lo abraza. 





CONTINÚA EN LA PARTE 12

MI OPINIÓN DE ESTA PARTE

Si queríamos controversia, aquí la tenemos.

La superbatalla es realmente fantástica y con un nivel de destrucción casi nuclear. He visto por ahí datos de gente que se aburre mucho y ha calculado las bajas humanas y daños económicos que habría provocado este combate, y bueno... los datos hablan por sí solos. En defensa de la escena diré solo dos cosas: una, que en mi opinión plasma perfectamente cómo sería un combate entre dos seres con ese nivel de poder en una zona poblada. Y dos, que Superman sigue siendo un novato en esta historia, un héroe recién nacido que bastante tiene con tratar de derrotar al malo como para poder preocuparse por los daños materiales. Esto no indica despreocupación, ni falta de consideración por las vidas humanas. Para mí denota INEXPERIENCIA. Acaba de ponerse el traje, por el amor de Dios. Apenas sabe cómo manejar la situación. En la secuela estoy seguro que su prioridad será que esto no vuelva a repetirse, pero ¿ahora? Ahora apenas podía mantener la pelea.

La acción no puede ser más rápida, de nuevo hay CGI para parar un tren, pero son FX de muy alta calidad. No creo que hubiera forma humana de lograr plasmar esta pelea sin tirar de ordenador, y el resultado es magnífico. Había que mostrar los impactos, la destrucción, los vuelos, la velocidad. Era necesario que viéramos que esto no era una pelea entre dos personas, sino entre dos kryptonianos.

Shannon está magnífico de nuevo, como en todo el metraje. Discursos cortos y poderosos, y su presencia física es imponente también. Cuando se alza como un dios volando ante Superman, la imagen es brutal. Y lo vemos desquiciado, abocado a un final violento para uno de los dos. Y ahí es adonde vamos ahora.

En esta nueva versión, Superman ha matado al villano. Una decisión muy arriesgada que, cuando vi por primera vez, me dejó descolocado. Por una parte la escena es totalmente comprensible, pero por otra estamos viendo a Superman quitar una vida. Pero si analizamos el contexto como se merece una escena así, podemos entenderlo todo. Intentaré dar mis razones a continuación, y que conste que no quiero tener la razón absoluta. Solo es mi punto de vista que no tenéis por qué compartir.

Zod está desatado. Jura a Kal-El que matará a los humanos uno por uno solo por hacerlo sufrir, igual que él le ha arrebatado a su gente. Sin un pueblo que proteger, la vida de Zod está vacía. Fue para lo que lo diseñaron genéticamente: para proteger Krypton. Y ahora no tiene ni un solo habitante de Krypton al que proteger, ni un Krypton al que servir. En mi opinión, el General está buscando que Kal lo mate, porque ya no tiene razón de ser.

La escena de la estación de tren viene precedida por una clarísima frase de Zod en la que le dice a Superman: "esto solo puede terminar de una manera: o mueres tú, o muero yo". Con semejante declaración de intenciones, olvidémonos de zonas fantasma (la posibilidad ya ha pasado en la película), de soles rojos o de superprisiones. No sería verosímil. Evidentemente no se puede dejar suelto a un ser como Zod, cuya nueva misión en la vida es la de aniquilar la humanidad uno a uno para hacer sufrir a su enemigo. Y ya en la estación, cuando Kal-El se ve en la encrucijada de Zod  al apuntar éste a la familia con su visión de calor, ¿podría habérselo llevado volando como muchos me habéis dicho? ¿Podría haberle desviado la cabeza y salvarlos sin matarlo? ¿Podría haberle tapado los ojos, conteniendo los rayos? Sí, claro que podría. Pero en ese punto, llevan 10 minutos pegándose y destruyendo la ciudad. Cada edificio colapsado son vidas y daños materiales. Y aunque Superman hubiera podido llevarse a Zod y evitar la muerte de esa familia, tarde o temprano se hubieran visto en la misma situación de nuevo. Lo que comúnmente se conoce como "pan para hoy y hambre para mañana". Zod lo dice bien claro: "jamás me detendré". Así que el Hombre de Acero debe hacer lo que debe hacerse. Zod no puede ser contenido, ni enviado a prisión, ni está dispuesto a razonar. Es como un perro rabioso. Lo único que puede hacerse por él y por toda la Tierra, es quitarle la vida.

Además, el grito de Superman (con magnífica interpretación gestual de Cavill) después de hacerlo, refleja lo duro de esa decisión. No ha tenido opción, era lo que debía hacer, pero eso no significa que le haya gustado ni que no le parta el corazón hacerlo. Pero debe elegir: o deja vivo a un hombre porque no puede matarlo por principios... o deja morir a toda la humanidad en un combate sin fin. Clark acepta su mundo adoptivo y toma la decisión más difícil de su vida.

Así que sí, muchos me criticarán por ello, pero estoy JUSTIFICANDO que Superman, en el contexto concreto de El Hombre de Acero, haya matado a Zod. No me gusta la idea de un Superman que mata a los villanos, claro que no. Superman no es Punisher. No castiga, no juzga, no ejecuta. Pero en este caso, toda la película aboca a este momento. Zod debía morir, y el único capaz de acabar con él era Superman. Postergarlo habría supuesto más vidas humanas que habrían pesado sobre los hombros de Superman.

NOTA: Y recordad, amigos, que aunque de una forma mucho más cómica, ligera y luminosa, en Superman II los tres villanos también MUEREN en la pelea en la Fortaleza. Superman los permite que caigan al vacío, a las grietas del hielo, sin tener poderes (de hecho, a Zod lo tira él mismo después de haberle destrozado la mano, ¿lo recordáis?). Se da a entender que han muerto, y Superman se quedaba con su maravillosa sonrisa sin ningún tipo de preocupación ni dilema moral. Y en Superman IV, Superman lanza al Hombre Nuclear a un reactor para que abastezca a la ciudad de energía, así que también se lo carga (vale, era un clon, pero estaba vivo, ¿no?). Y nadie protestó. Pero claro, en El Hombre de Acero todo es mucho más gráfico y claro, y por supuesto hay mayor impacto. Pero vamos, que quede claro que en la Era Donner Superman también mató y ninguno nos quejamos. En este contexto lo ve mucho más justificado porque realmente no había otra salida.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE EL HOMBRE DE ACERO: PARTE 10 DE 12: TERRAFORMACIÓN

En la nave de Zod, el General es informado por su científico Jax-Ur de que ha encontrado el códice. Jor-El no lo envío junto a Kal-El... sino dentro de él. El ADN de 1000 millones de kryptonianos se encuentra en las células de Kal-El. Zod pregunta si es necesario que Kal siga vivo para extraerle el códice y Jax-Ur responde que no. Y entonces Zod da la orden de sacar la máquina planetaria para iniciar la terraformación. 



La nave de Zod se coloca sobre Metropolis y, en sincronía con la máquina planetaria que ha aterrizado en el Índico, inicia el proceso. Lanzando un poderoso rayo sobre la ciudad, empieza a destruirlo todo, elevando hacia la atmósfera pesados fragmentos. 



El Dr. Hamilton observa los datos y llega a la conclusión de que están terraformando, adaptando las condiciones del planeta para que sea un nuevo Krypton. Y que las consecuencias para los humanos serán la extinción. En ese momento, un oficial informa a Swanwick de que el Coronel Hardy está de regreso con Lois Lane y con Superman. Swanwick pregunta extrañado: "¿Superman?" Y el oficial le responde: "El alienígena, señor, así es como lo llaman. Superman."


En la base militar, Superman explica el plan que Jor-El ha enseñado a Lois. Utilizando el motor fantasma de la nave que trajo a Clark a la Tierra, si lo hacen chocar contra la nave de Zod crearían una singularidad que absorbería a los kryptonianos. Pero Superman debe destruir la máquina del Índico o si no no podrán salvar nada. El Hombre de Acero vuela hacia allí mientras Hardy prepara un C-17 para cargar la nave.


A todo esto, Zod mantiene una discusión con la consciencia de Jor-El acerca de lo que está haciendo con la Tierra. Jor-El el dice que su hijo lo detendrá, pero Zod desactiva la consciencia de su viejo amigo y termina con él por segunda vez. Mientras, Superman lucha contra las defensas mecánicas de la máquina planetaria, que lo somete bajo su rayo de energía. Pero finalmente, Clark logra alzarse y atravesar el casco de la nave, destruyéndola justo cuando Perry, Jenny y Steve, del Planet, iban a morir en Metropolis bajo el rayo de la Black Zero. Superman lo ha logrado. 



Es el turno de Hardy, Lois y Hamilton, que llevan cargada la nave en un avión. Superman recobra fuerzas y vuela hacia Metropolis, destruyendo la nave de Zod y haciendo que se estrelle. Lois coloca la llave en la nave pero ésta no entra del todo, y Hamilton acaba deduciendo que había que girar la nave en una posición determinada y la llave entra. Pero Faora irrumpe en el avión y está a punto de acabar con todos, matando a los soldados y al copiloto. Justo cuando se ve las caras con Hardy, Hamilton logra activar la llave y poner la nave en marcha, y Hardy estrella el avión y su carga contra la Black Zero, creando la singularidad que absorbe a los kryptonianos (y sacrificándose con la frase de "una buena muerte es una recompensa" que le dijo Faora en su primer encuentro). Superman ve a Lois caer del avión y la salva al vuelo, alejándose con todas sus fuerzas de la succión de la singularidad y logrando evitarla y aterrizar suavemente sobre una destruida Metropolis. Pero lo han conseguido. La invasión ha terminado. 



CONTINÚA EN LA PARTE 11

MI OPINIÓN DE ESTA PARTE

En esta parte comienza el "cine de cascote y destrucción", que llaman algunos. La batalla se desarrolla en varios frentes, desde la ciudad de Metropolis y la lucha por la supervivencia de Perry, Jenny y Lombard, la pelea de Superman contra la máquina planetaria (durante la cual se produce ese comentadísimo cameo-homenaje de Christopher Reeve al transfigurarse el rostro de Cavill en el de Reeve bajo el rayo azul), y la misión de Hardy, Hamilton y Lois para crear esa singularidad. La secuencia es frenética, estruendosa, llena de acción y de CGI a tope. El ruido de la nave de Zod y su rayo destructor es horroroso (me recuerda a cuando las naves de La guerra de los mundos disparaban), hay muchísima destrucción, y entiendo que habrá gente a la que le sature tantísima condensación de ruido y FX. Como siempre ha dicho mi amigo Juan Carlos, ver esta película (sobre todo en su parte final) es una experiencia agotadora. Esta es la prueba.

Todo lo que sucede es bastante predecible. De un modo u otro, sabemos que Superman va a vencer a la máquina, aunque esa forma de hacerlo resulta magnífica. La misión de Hardy estaba claro que iba a terminar con él cargándose a Faora con frasecita incluida. Y la parte de Perry y los demás del Planet aporta el contrapunto más humano, dándonos ese momentazo en el que Perry toma la mano de Jenny sabiendo que no puede sacarla de ahí y que van a morir, porque no está dispuesto a dejarla sola. Al final, cuando la máquina queda destruida y tenemos unos segundos de descanso, podemos respirar.

Lo peor de la escena: el exceso de ruido y destrucción que llega a saturar tus sentidos. El exceso de CGI, aunque no porque sea malo, sobre todo en la parte de Superman contra la máquina (lo conseguiste, Jon Peters: al final habéis encontrado una forma de que en una película de Superman salga un oso polar y Superman luche contra una "araña gigante").

Lo mejor: la humanidad de la escena de Perry; la escena en la que Superman entra en plano en la base militar, marcando unas dorsales que no caben en la pantalla; cuando el soldado dice por primera vez SUPERMAN, algo que pensaba que ya no oiríamos en la película; la muerte de Faora. Lo trepidante de la acción.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE EL HOMBRE DE ACERO: PARTE 9 DE 12: LA BATALLA DE SMALLVILLE

Dos naves kryptonianas han aterrizado junto a la granja Kent, donde van a buscar el códice después de haber extraído información de la mente de Kal-El. Amenazan a Martha, que no les dice nada, y Faora revisa la nave de Clark. No hay códice. Zod enfurece y se pone violento con Martha... pero de pronto aparece Clark volando, llevándoselo a rastras por un maizal mientras lo muele a puñetazos en el casco.


Terminan impactando contra una gasolinera y el casco de Zod queda dañado, así que se lo quita. Al hacerlo, sus supersentidos empiezan a percibir todo a su alrededor y el General cae al suelo incapaz de soportar la sobrecarga sensorial. Clark le dice que a él le enseñaron sus padres a controlarlos, pero que recibir toda esa información de golpe, duele. De pronto Clark recibe un rayo en el pecho procedente de una nave kryptoniana, y dos soldados se llevan a Zod. Clark se levanta y ve a lo lejos a Faora y Nam-Ek, listos para el combate. El ejército, dirigido por Hardy, también se está posicionando para atacarlos a los tres.


Con la ráfaga de ametralladora de uno de los aviones de combate, comienza la batalla en la avenida principal de Smallville. Kal, Faora y Nam-Ek se mueven a grandísima velocidad, luchando entre ellos. Nam-Ek es gigantesco y muy fuerte, y Faora es experta en combate. Entre los dos, le dan una buena paliza a Clark, que nunca ha peleado en su vida. Nam-Ek destroza un avión y mata a su piloto, y cuando Faora va a hacer lo mismo con otro, Kal-El se la lleva volando e impactan contra un restaurante (en el que trabaja Pete Ross, que con asombro ve a Clark vestido con ese traje). Faora resiste sin problema los ataques de Clark. Ella es una luchadora experta y sin sentido de la moralidad, y lanza a Clark contra una cámara acorazada. El combate se recrudece; Nam-Ek y Faora siguen peleando contra Clark y el ejército los ametralla a todos. Nam-Ek lanza una furgoneta contra el helicóptero del Coronel Hardy, y lo derriba. Clark se lleva a Nam-Ek de allí y lucha contra él en solitario.



Hardy sale del helicóptero y planta cara a Faora. Mientras, Kal da un enorme puñetazo a Nam-Ek y lo arroja contra un tren. Hardy se queda sin munición y está dispuesto a enfrentar a Faora con un simple cuchillo (pese a haber visto que las balas no le hacen nada), y ella se burla de él diciendo que "una buena muerte es una recompensa". Cuando Faora va a matarlo con su cuchillo, Clark se lanza contra ella y le rompe el casco de un golpe. La sobrecarga sensorial hace Faora reciba el impacto directo de un misil y quede inconsciente. Nam-Ek se la lleva a una nave y se marchan de Smallville después de que el combate y la intervención militar la hayan dejado arrasada casi por completo.



De entre los escombros, Clark sale ileso ante la mirada de todo el ejército, que baja sus armas. Afuera le espera Hardy, que dice a todos sus hombres que "este hombre no es nuestro enemigo". Clark se lo agradece y se marcha volando.



Clark va a ver a su madre a la granja y la ve recogiendo objetos en medio de las ruinas. Martha le dice que no se preocupe, y él le explica que Zod cree que puede devolver la vida a su pueblo pero que no parece dispuesto a compartir el planeta. En ese momento llega Lois con un coche de la policía y le dice a Clark que sabe cómo detener a Zod.



CONTINÚA EN LA PARTE 10

MI OPINIÓN DE ESTA PARTE

Este bloque es realmente brutal. Y por una vez, la palabra "brutal" está bien aplicada, porque todo lo que vemos aquí es... pues eso, brutal. Cómo arranca ya es una pasada: Superman llevándose a rastras a Zod mientras le da "pal pelo" hasta estamparse en la gasolinera/seven eleven. Faora y Nam-Ek que no se andan con tonterías y patean a Superman sin piedad. El ejército disparándoles a los tres. Bufff... no hay un momento de paz en esta secuencia. Podrá criticarse que Clark no tenga miramientos en llevarse a Zod hacia una zona habitada, y comparto que esa aparente despreocupación por las vidas humanas no encaja con el concepto clásico del personaje. Pero tengamos en cuenta que esto es un origen, que esta es la primera vez que Superman (al que aún no hemos llamado así en ningún momento) se ve en una situación así. Su prioridad quizá aún sea la de salvaguardar todas las vidas y minimizar los daños. Para mí, está luchando por su familia

La velocidad a la que se mueven los kryptonianos es tremenda, y evidentemente hay muchísimo CGI en esta escena. No podemos decir que no se note, más que nada porque hoy en día todavía estamos muy lejos de lograr que un CGI no se note. Pero sí podemos afirmar que el CGI de Man of Steel es muy, muy bueno. Cuando vemos la cara de Cavill no vemos un muñeco de falla. Vemos que es él, y aunque notamos alguna alteración propia de que todo es CGI (quizá su cara no, pero sí el entorno), es un efecto visual que no te saca de la película. En cuanto a la velocidad, la destrucción, lo rápido que va todo... ¿qué podíamos esperar? Hablamos de seres que son casi dioses en nuestro planeta. Es normal que Faora golpee a los soldados como si fueran bolas de pinball. Plasmar todo ese poder en pantalla requería esta clase de movimientos. 

Por poner una puntilla, tengo mis reservas con la escena final de este bloque, cuando Lois llega a la granja Kent en un coche patrulla (supongo que de la policía de Smallville) llamando a Clark por su nombre. El policía no está tan lejos como para no haberlo escuchado, así que... ¿no estará muy claro para ese agente que el chico de los Kent es Superman? Pero vamos, en una escena en la que tres kryptonianos se cargan media Smallville, como para fijarse en eso. La acción es arrolladora, bien rodada, quizá un poco rápida, sí, pero comprensible. Supongo que si Superman existiera, pelearía así. Y desde luego el que se quejara de la falta de acción, pues... bueno, ahora se quejará del exceso. ¿Quién entiende al fan?

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE EL HOMBRE DE ACERO: PARTE 8 DE 12: EN LA NAVE BLACK ZERO

Faora coloca a Lois una especie de máscara respiradora porque la composición de la atmósfera de la nave no es compatible con la vida humana. Clark le entrega a escondidas a Lois la llave de Jor-El. Faora los conduce ante el General Zod, quien saluda a Kal-El diciendo que llevan mucho tiempo buscándolo. Clark empieza a encontrarse mal y se desmaya escupiendo sangre, y Zod dice que es porque nunca se ha visto expuesto a la atmósfera de la nave y la rechaza. Clark pierde el conocimiento.


En su desmayo, Zod le hace algo para leerle la mente y averiguar lo que él sabe. Clark se ve a sí mismo hablando con Zod en su sueño, que le explica cómo quedaron libres de la zona fantasma cuando el planeta explotó, y se vieron a la deriva en una nave sin provisiones. Consiguieron reprogramar el motor de la nave para convertirlo en un motor fantasma y saltaron por el espacio hacia las antiguas bases de kryptonianas en otros planetas, recolectando todo lo que les servía. Vagaron por el espacio así durante 33 años, hasta que la baliza de emergencia de la nave que encontró Kal, les alertó. Zod le confiesa que el códice que buscan y que vino con Kal a la Tierra, le permitiría renacer Krypton, pero que la Tierra sería sus cimientos. En su visión, Clark se ve hundiéndose entre un mar de calaveras humanas que simbolizan el exterminio de la humanidad.




Cuando despierta, está encadenado a una camilla. Zod admite que él mató a Jor-El (aunque ello le atormenta aún) pero que todo lo que hace, lo hace por un deber para con su pueblo. Mientras, en la Tierra, detectan que un objeto se aproxima a gran velocidad hacia la atmósfera. En la nave, Jax-Ur (un científico de Zod) le extrae sangre a Kal para analizarla. Lois es encerrada en una celda, pero en ella hay un puerto de entrada de llaves kryptonianas, y utiliza la que le dio Clark. Detrás de ella aparece la consciencia de Jor-El, que le dice que puede enseñarle cómo devolver a Zod y sus hombres a la zona fantasma, y transformar la composición de la atmósfera de la nave en la misma que la de la Tierra.


Una vez hecho esto, Clark recupera sus poderes y se libera con facilidad de las argollas metálicas que lo sujetan. Lois inicia una fuga por la nave, acompañada de la consciencia de Jor-El que le abre y cierra puertas y le avisa de los peligros, y consigue llegar a una cápsula individual de escape y salir de la nave, no sin que antes otra soldado le dispare a la cápsula, dejándola dañada. Kal-El se encuentra con la presencia de su padre, que le dice que su intención con el códice nunca fue la de que reconstruyera Krypton en la Tierra, sino la de que pudiera ser algún día el puente entre dos mundos. Le muestra la cápsula de Lois en caída libre y le dice a Kal que puede salvarla, a ella y a todos. Clark sale volando como una bala hacia la Tierra.


La cápsula de Lois gira sin control en su reentrada a la atmósfera y Lois grita en su interior. Clark vuela detrás de ella y consigue alcanzarla, abriendo la compuerta y agarrando a Lois de una forma que su cuerpo no sufra impacto al sacarla de la nave, y después la protege de la explosión de la cápsula y aterrizan delicadamente sobre un campo de maíz. Apenas pueden intercambiar unas palabras, porque Clark escucha algo que atrae su atención y sale volando tan rápido que su despegue suena como un disparo.



CONTINÚA EN LA PARTE 9

MI OPINIÓN SOBRE ESTA PARTE

Esta es una de las partes clave de la película, en la que ocurren muchísimas cosas en, quizá, demasiado poco tiempo. Clark y Lois son presentados ante Zod de una forma muy ceremonial, y Clark reacciona negativamente ante la atmósfera de la nave. OK, eso lo acepto. Además, ese desmayo da la excusa perfecta para que podamos ver esa pasada de sueño inducido en el que Zod se mete en la mente de Kal-El para sacarle información sobre el códice y, de paso, hacer lo que toda película con un malo necesita: explicar su plan, claro. En este caso, la forma de hacerlo resulta bastante chula.

Hasta aquí todo genial; la visión de Zod con el traje negro ajustado es impresionante, Superman hundiéndose en el mar de calaveras también, la ambientación de la nave, todo está muy bien. El único problema para mí es la secuencia de escape de Lois a través de los pasillos acompañada de (otra vez) ese Jor-El 2.0. Si cuando aparece en la nave-fortaleza ya me parece que es demasiado humano para ser una consciencia virtual, en esta secuencia es un poco de risa. Jor-El pasea con Lois por la nave, abriéndole puertas y avisándole de por dónde tiene que disparar a los malos que van saliendo. Y claro, para que resulte más cercano al espectador, Jor-El hace un gesto con la mano cada vez que abre o cierra una puerta. Muy visual, pero chirría.

El final de la escena es una maravilla, desde que Kal habla con su padre hasta que rescata a Lois. La secuencia me recuerda mucho a la del avión de Superman Returns, pero supongo que es normal que cualquier escena de Superman rescatando a toda pastilla un aparato volador en caída libre, me recuerde a esa película, ¿no?

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.