viernes, 27 de diciembre de 2013

RESEÑA DE FOREVER EVIL #4

FOREVER EVIL #4 (Febrero 2014)

Guión: Geoff Johns
Dibujo: David Finch
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Batman lleva a Catwoman hasta la Batcueva, donde ambos se preparan para hacer frente al Sindicato del Srimen con los planes de contingencia que Bruce había diseñado para la Liga de la Justicia.

Por su parte, los villanos ocultos en Metropolis consiguen reanimar a Black Adam y se preparan para su propio contraataque contra los invasores. Ambos grupos coinciden en unas instalaciones de Wayne Enterprises y se produce la inevitable batalla, sin embargo ésta será pronto interrumpida por la llegada de Power Ring y algunos villanos a su servicio que han rastreado al Capitán Frio.

Batman intenta enfrentarse al reverso de Green Lantern con un anillo amarillo que había conseguido en la última incursión de los Sinestro Corps, pero la escasa carga que queda en él hace que sus planes se vayan rápidamente al traste. Afortunadamente, alguien mucho más ducho en el uso de un anillo amarillo aparece en escena. Nada menos que el propio Sinestro de Korugar, dispuesto a mostrarle a Power Ring el verdadero poder del miedo.


CRÍTICA

La cuarta entrega de la serie troncal de Forever Evil no es ni mucho menos tan beligerante como aparenta su portada, y es que Geoff Johns no se deja llevar por la solución fácil de la acción sin sentido y se toma su tiempo en desarrollar sus planteamientos y personajes. La historia se ramifica en un buen número de títulos a lo largo del mes, casi todos ellos controlados por este guionista, y consigue así un “tapiz” de historias que da coherencia a la narración y al universo donde transcurre. La contrapartida de esta estrategia es que ninguna de las partes llega a ser verdaderamente indispensable, ni siquiera ésta que nos ocupa de la que quizá esperaríamos más peso argumental o más acontecimientos importantes. La saga sigue evolucionando proporcionándonos momentos inquietantes e inesperados, pero aún es difícil saber hacia dónde va y si efectivamente va a ser lo suficientemente épica en su conjunto o si quedará reducida a varios meses de trampas argumentales con personajes yendo de un lugar a otro sin que ocurra verdaderamente nada.


Acabe como acabe este viaje, Johns sabe cómo entretener a cada paso del camino y conoce perfectamente el suelo que está pisando. Su maestría con los diálogos y su profundo conocimiento de los personajes hacen que cada entrega sea un disfrute al mejor estilo que DC Comics puede ofrecer. Aquí juega como nadie con los villanos, convertidos en verdaderas estrellas de la función hasta el punto de que los héroes parecen ser lo de menos. Y es que Forever Evil en su conjunto podría entenderse perfectamente como un homenaje a todos estos personajes fantásticos que son los villanos del universo DC.

David Finch sigue cumpliendo con creces en su labor artística, pero sigue también sin ser éste su mejor trabajo. Su dibujo goza de gran detalle y espectacularidad cuando es necesario, pero parece que el guión no acaba de darle lo necesario para lucirse en las escenas de acción y muchos de sus rostros son repetitivos y estáticos en algunas escenas con abundantes primeros planos. Es uno de los grandes y poco se le puede objetar, pero precisamente por eso sabemos que puede llegar a más de lo que vemos aquí.

Finalmente se puede decir que Forever Evil sigue su curso, quién sabe si quizá demasiado lentamente, pero mientras nos deje disfrutar de cada paso con esta intensidad, igual no hay prisa por terminar el viaje.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada