CABECERA RANDOM

jueves, 24 de enero de 2013

RESEÑA DE SUPERMAN: LA CAÍDA DE LOS DIOSES (2004)

SUPERMAN: LA CAÍDA DE LOS DIOSES (Abril-Mayo 2004)
Action Comics #812-813, Adventures of Superman #625-626 y Superman #202-203

Guión: Michael Turner y Joe Kelly
Dibujo: Michael Turner (portadas), Talent Caldwell, Jason Gorder
Reseña de Juan Carlos Hernández

RESUMEN

Kal-El vive en Krypton ya que su padre consiguió que el planeta se salvara de la destrucción. Lleva una vida demasiado corriente; está casado con una bella extraterrestre llamada Lyla y trabaja sin pena ni gloria como un mediocre funcionario administrativo. Cuando se dirige a casa con su motocicleta es atacado por un grupo de terroristas que luchan por la libertad de los alienigenas en Krypton. Durante el ataque, un rayo de sol amarillo baña la cara de Kal-El, lo que le hace poder zafarse de sus perseguidores con unos fortuitos e incontrolados rayos que emanan de sus ojos.

Kal se encuentra contrariado por lo sucedido durante el ataque. Le explica a Lyla las asombrosas cualidades que temporalmente adquirió y lo mal que lo pasó al ser incapaz de explicárselo al ejercito de control de ciudadanos que portan el emblema de la casa de El. Al anochecer, los terroristas vuelven a atacarle y esta vez con mayor agresividad y cuando estaba acompañado de su mujer. Nuevamente, Kal es capaz de realizar cosas extraordinarias... ¡como volar! Durante la batalla con uno de los terroristas conocido como Jigsaw, Kal utiliza accidentalmente el superaliento congelando a una familia. Este accidente deja destrozado a Kal. Mientras Lyla trata de consolar a su marido podemos ver que realmente no viven en el Krypton que ellos piensan, sino en una ciudad embotellada controlada por un robot.

El sargento Preus de las fuerzas de control de ciudadanos desciende de su vuelo para darse cuenta que es su hijo el que ha sido congelado. Jura venganza contra el responsable. Kal y su amada Lyla se esconden de todo en la Terraforja construida por Jor-El para para salvar a Krypton de su destrucción. Lyla, de manera sorprendente, aplica energía en el rostro del herido Kal, mientras Preus por un lado y por el otro los terroristas prometen acabar con él. Lyla se fusiona con el cuerpo de Kal y le explica que, en realidad, se encuentran en la ciudad embotellada de Kandor y que él es el último hijo de Krypton que fue enviado a la Tierra para acabar siendo el salvador conocido como Superman. Gracias a la intervención de ella, una Diosa caída, ha podido entrar en Kandor como otro mortal más. Finalmente, Lyla decide salir de Kandor y poder dirigirse a Metropolis como una Diosa/Héroe más.

Kal se encuentra solo y a punto de ser devorado por las llamas cuando Jigsaw y un terrorista lo salvan. En el fragor de la discusión que se produce entre Jigsaw y sus hombres debido a tan extraño salvamento, aparece Preus. Mientras, en Metropolis, Lyla -convertida en una Diosa- se da cuenta que la ciudad no es el paraíso de los Dioses que ella pensaba. Preus inicia una persecución con los terroristas para hacerse con Kal. Cuando parece que los tienen al alcance de la mano, Kal decide actuar y se los lleva volando a supervelocidad. Jigsaw le muestra a Kal las ciudades abandonadas que han creado para poner a los alienígenas y le dice que pronto podrá volver a Kandor ya que le cargarán a ellos, los terroristas, el mochuelo de la muerte del niño. Kal dice que se entregará una vez solucione el conflicto entre los extraterrestre y los kryptonianos, esta vez como Superman. Mientras, Lyla se dirige al Daily Planet para poder consolidarse como la sustituta de Superman. Kal les cuenta toda la verdad a los terroristas (ciudad embotellada, propósito de Lyla, su verdadera identidad...) y con el objetivo de que le crean los intenta llevar volando a la frontera con la botella. Superman y los terroristas utilizan un portal construido por él mismo para poder salir de Kandor y tratar de detener a Lyla, que ya está delante de Lois Lane.

Una vez llegan a Metropolis, ven cómo Lyla acaba con Brainiac. Jigsaw le explica que Lyla está formada totalmente por telepatía y de esta forma le había podido engañar haciéndole creer una falsa realidad. Con esa habilidad ha sido capaz de convertirse en un ser con los mismos poderes que Superman en la Tierra. Cuando Kal consigue ponerse cara a cara con Lyla, ésta le explica que ella había vivido en Kandor soñando con el gran Dios Superman capaz de sacarlos de allí, y cuando Superman por accidente entró en Kandor, ella se lo encontró malherido y después de curarlo le hizo vivir una vida de engaño para hacerle sentir la vida de los abandonados. Cuando parece que Lyla ha hecho venir todos los villanos de Superman (Doomday, Parásito, Metallo...), Superman deja de luchar porque sabe que todo es fruto del poder telepático de Lyla. Los kandorianos empiezan a sufrir un tipo de infección que acaba con su vida. Ellos no pueden soportar la atmósfera terrestre. Como si de un rayo se tratara irrumpe Preus, sargento de las fuerzas de Kandor, con una rabia desmesurada y con el objetivo de acabar con el que él considera el asesino de Kandor: Superman.


La lucha es brutal y deja enormes desperfectos en la ciudad mientras Lyla mira impasible y sin ayudar a Superman. Los kandorianos tratan de ayudar a Superman mientras éste intenta salvar de una muerte segura a los ciudadanos y policías de Metropolis. Finalmente Lyla ayuda a Superman a reducir a Preus pero sin demasiada suerte, ya que la armadura de éste lo defiende de sus poderes. Superman ayuda a Lyla y entre los dos consiguen acabar con Preus y su frenar su objetivo de matar con Superman. En el final de la batalla Lyla decide no coger la mano y salvarse. Superman devuelve a los kandorianos que se han salvado a Kandor. Pronto consiguen acabar con la violencia racista y Superman promete no dejarlos jamás. Lois le pregunta a Clark si cree que Lyla y Preus murieron en la explosión, a lo que él responde que no y que algún día podrán elegir entre encontrar un cielo o un infierno. Dentro de una montaña se ve el cuerpo de un ser enfurecido que dice entre dientes "Muere, Kal-El", mientras se rasga el emblema en forma de S de su pecho.

CRÍTICA

Nos encontramos ante una historia que es muy popular entre los fans y, por encima de todo, por su majestuoso dibujo y su futurista interpretación del clásico traje de Superman. Debemos reconocer que en ese sentido este cómic no deja a nadie indiferente, porque el dibujo sí que es muy bueno y majestuoso (en especial las portadas del tristemente desaparecido Michael Turner). El color, la composición de viñetas y trazo es excelente. Así que el 50% de lo que es un cómic lo tenemos, pero... ¿y el resto? Mi respuesta es NO. Como siempre, todo tiene matices, pero sí que debo decir que cuando he acabado de leerlo me he quedado con la cara de "¿para este viaje tantas alforjas?". Vaya, que tenemos un dibujo "referencial" y ultra-conocido (¿quién no ha visto alguna vez en su vida la imagen de Superman con el traje de Godfall?) y sólo sirve para ilustrar una historia cortísima y con muy poco contenido más allá de cuatro momentos interesantes. Una lástima.

La historia empieza muy bien, con un Kal que vive en un Krypton que ha sobrevivido de una desintegración gracias al enorme trabajo de su padre, y que encima trabaja como un simple administrativo (NOTA de Javier: Pues no me parece tan nuevo. Alan Moore ya lo hizo, y mucho mejor, en Para el hombre que lo tiene todo, convirtiendo a Superman en su fantasía en un simple geólogo, casado, con hijos, y residente de un Krypton que nunca estalló). Ostras, con semejante planteamiento y después de sobrevenirse poderes por sorpresa, todo parecía que iba a ir en una dirección emocionante. Pues en mi opinión, se pierde en la historia de Lyla que a todas luces parece cogida con pinzas y que se convierte en algo así como Sharon Stone en "Desafío Total" pero con unos superpoderes que no se sostienen en un planeta que se le conocía evolucionado, pero no plagado de gente con poderes. Al final la incoherencia llega hasta tal punto que resulta que salir de la botella de Kandor es tan fácil como salir de una salida de emergencia o que Superman, casado con Lois, se puede pegar una largísima temporada en Kandor sin que Lois no se tire de los pelos.


De todos modos no creo que estemos hablando de un Elseworld con entidad sino de una historia dentro de la serie mensual, por lo que tampoco hay que valorarla como una historia con un gran peso. Visto de esa manera, la trama está bien y está por encima de muchas tramas que se cruzan en la serie regular. Eso sí, con un maravilloso dibujo.

Puedes comentar esta noticia en el Foro de Superman en español.

5 comentarios:

  1. Michael Turner no dibujó Godfall

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo las portadas, ya está, ya está. Que se nos ha colao poner al dibujante de interiores. ;)

      Eliminar
  2. Miguel Hernández:

    Talent Caldwell tiene talento.Es una pena que dibujara tan pocos comics.

    ResponderEliminar
  3. Que tal Javi, en lo personal a mi si me gusta mucho Godfall, hasta donde recuerdo, El Niño que es congelado no es hijo de Preus, de hecho es congelado junto con sus padres, el desprecio de Preus hacia Kal es por el racismo que existe dentro de Kandor. Otra cosa que se menciona es que el tiempo dentro de la ciudad embotellada de Kandor es diferente, así que pudo pasar semana dentro y en el tiempo de la tierra pudo ser sólo 1 día. Superman entra a la ciudad porque se menciona que la descuido por estar haciendo otras cosas y cuando ve ya esta toda corrompida, por eso entra.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Que tal Javi, en lo personal a mi si me gusta mucho Godfall, hasta donde recuerdo, El Niño que es congelado no es hijo de Preus, de hecho es congelado junto con sus padres, el desprecio de Preus hacia Kal es por el racismo que existe dentro de Kandor. Otra cosa que se menciona es que el tiempo dentro de la ciudad embotellada de Kandor es diferente, así que pudo pasar semana dentro y en el tiempo de la tierra pudo ser sólo 1 día. Superman entra a la ciudad porque se menciona que la descuido por estar haciendo otras cosas y cuando ve ya esta toda corrompida, por eso entra.

    Saludos

    ResponderEliminar