DarkSide Collectibles, tu tienda de coleccionismo

Más de 3000 productos en catálogo, envíos a todo el mundo, las mejores marcas, licencias propias... Si eres coleccionista, descubre aquí la mejor tienda online.

Tu canal de YouTube favorito se llama "La botella de Kandor"

¡Hola, kandoriano! Si te gustan los cómics, el cine, las figuras, lo friki en general, y tienes sentido del humor, este es tu canal. ¡Bienvenido a La botella!

El Sótano del Planet: Podcast Superman

El mejor podcast de Superman y el UDC está aquí mismo, con el equipo más divertido y apasionado. Escúchanos y conviértete en "sótaner".

Supercoleccionables

Las mejores figuras, estatuas, cómics y rarezas, analizadas al detalle. ¡Y ahora también vídeo-reseñas en mi canal de YouTube! Como tenerlas en tu casa.

The Man of Steel

Brian Michael Bendis entra con todo a Superman para devolverle el esplendor. ¡Sigue aquí el devenir de las nuevas aventuras del mejor hombre de acero!

Supergirl, temporada 3

La chica de acero sigue luchando por la verdad, la justicia... y ahora, contra Reign, su rival más dura. ¡Sigue la serie con nosotros!

jueves, 12 de julio de 2018

RESEÑA DE SUPERMAN #1 (2018)

SUPERMAN #1 (Septiembre 2018)

Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Ivan Reis
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

La reciente batalla con Rogol Zaar ha hecho que la fortaleza de la soledad de Superman haya quedado destruida. Con ella, se han perdido muchas cosas, pero especialmente el dispositivo que permitía al hombre del mañana estar en contacto con su familia ausente. Ahora, Superman debe rastrear por el cosmos a su mujer y a su hijo, mientras atiende a sus asuntos en la Tierra, como la búsqueda del pirómano de Metrópolis o las peticiones del Detective Marciano de que tome un papel más activo en el liderazgo de la humanidad. Pero es un universo muy grande y encontrar a Lois y Jon no será fácil. Por si fuera poco y además de todo lo anterior, de pronto, todo el planeta Tierra queda atrapado en la zona fantasma…


COMENTARIO

El número uno de esta nueva etapa de Superman a cargo del sin par Brian Michael Bendis, no es sino el arranque del segundo episodio de esta novela del hombre de acero que el autor está desarrollando desde que empezó a regir los destinos del hijo de Krypton. Bendis no se ha dedicado a buscar excusas para aparcar el anterior status quo del personaje y arrancar uno nuevo. Todo lo contrario. Como buen artesano ha utilizado lo que tenía a su disposición, para empezar una historia donde Jon y Lois tienen espacio y aun sin estar presentes, son el motor de un argumento, un Mcguffin, que va a  justificar las acciones de Superman en el futuro inminente. Pero si bien las nuevas tramas mantienen la intriga y se van tejiendo eficazmente para atrapar al lector, donde Bendis vuelve a destacar y donde está sencillamente magistral es en la caracterización de los personajes. Muy especialmente de nuestro protagonista. Demasiado a menudo, las historias de Superman son argumentos donde este interviene en historias de terceros y estos acaban teniendo más espacio que el propio hombre de acero en la trama. Sin embargo, Bendis nos ofrece una historia donde Clark Kent es el eje de la acción, su centro y su núcleo duro. Esta historia va de lo que preocupa a Superman, de cómo se siente, de cómo piensa y de cómo es. Y el concepto que Bendis tiene del chico de los Kent es sencillamente perfecto. Este es el Superman que queremos ver, que queremos leer, este es el comic que podríamos enseñar a alguien que no sepa nada del personaje y poder decirle, “mira, esto es Superman”. Por tanto con una caracterización así, cualquier viaje, por despacio que vaya, es un absoluto goce para los sentidos.


Pero es que eso no es todo, ni tampoco es lo mejor. Si el guión es mucho más que suficiente para que los fans de Superman hinchemos el pecho y suspiremos de entusiasmo, el dibujo es, sorprendentemente, aun mejor.


Quizá, y en teoría, se pueda dibujar mejor que Ivan Reis, pero esa sería una teoría hoy por hoy imposible de demostrar. Perfección es la única palabra con la que se puede describir un dibujo como este. Cada viñeta es un poster, o debería serlo. Cada batalla, cada salvamento, es un espectáculo. Pero, ay amigos, cuando hay que ponerse emocionales también funciona mejor que nadie. Reis no solo sabe transmitir grandeza, transmite sentimiento, cercanía, alegría, pena… no hay nada humano o alienígena que no sepa reflejar perfectamente este autor que esperemos y deseemos se quede por aquí mucho, mucho tiempo, ya que por mucho que sea, será poco. Porque lo sublime, siempre sabe a algo breve.


Por tanto ¿qué podemos concluir? Pues que a los fans de Superman nos ha tocado la lotería. Que estos comics, del uno al diez, son un doce, o un veinte y que seguramente estemos asistiendo a cómo se forja la versión de Superman para el siglo XXI.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

viernes, 6 de julio de 2018

SUPERGIRL: RESEÑA DEL FINAL DE LA 3ª TEMPORADA (EP. 17-23)

SUPERGIRL, TEMPORADA 3
EPISODIOS 17-23 (FINAL)

Director: Varios
Guión: Varios
Reparto: Melissa Benoist (Kara/Supergirl), Mehcad Brooks (James Olsen), David Harewood (Hank Henshaw / Martian Manhunter), Jeremy Jordan (Winn Schott), Chyler Leigh (Alex Danvers), Katie McGrath (Lena Luthor), Odette Annable (Samanta Arias/Reign), Emma Tremblay (Ruby Arias), Chris Wood (Mon-El), con Carl Lumbly como M'yrnn J'onzz


REVIEW Y COMENTARIO

Se me antoja harto complicado reseñar la Tercera Temporada de Supergirl, ya que servidor fue defensor a ultranza de la Primera, que si bien contaba como lastre principal con unos villanos que para nada estuvieron a la altura, la interpretación de Melissa Benoist como Supergirl y unas partes ‘emotivas’ que funcionaban muy bien consiguieron que el balance final fuese positivo.

Pero llegamos posteriormente a una Segunda Temporada absolutamente infumable tras el cambio de cadena a la CW, de la que, si me apuran, tan sólo fueron rescatables dos episodios que nos traían a un recién llegado ‘Jouclin’ como Superman, pero que convirtió a Supergirl en una ‘tineyer’ por momentos absolutamente ridícula y todo ellos girando a través de un bar de extraterrestres que ríete tú de Cheers.

Y con estas premisas, llegamos al final de una Tercera Temporada, la cual tengo que reconocer que cuenta con un comienzo bastante prometedor en lo referido al tono de la misma, muy alejado del de la Segunda, con una Supergirl más madura, mas creíble. Pero la cosa se tuerce pronto debido a una trama (la de las ‘Word Killers’) que empieza a hacer aguas rápidamente, toda ella aderezada por unas partes ‘emotivas’ que, si bien en la Primera Temporada funcionaban, aquí acaban rechinado debido al abuso excesivo de las mismas. Todo ello sin dejar de lado que, trama principal aparte, nos encontramos con que la serie ha derivado en un trampolín para la defensa todas aquellas causas ‘políticamente correctas’ tan en boga hoy día, algunas de ellas explotadas de tal manera que rozan el ridículo, eso por no decir que desacreditan absolutamente la buena intención con las que, seguramente, fueron concebidas. En esta (de momento) última Temporada ya no se trata tanto de una lucha del bien contra el mal, sino de defender a un determinado número de colectivos para con su integración en la sociedad actual.


La trama, a estas alturas seguro que es ya bien conocida por todos, si bien debo reseñar antes que las ‘World Killers’ sobre las que gira (como dice mi amigo Monfort) resultan un miss-casting de manual:

A causa de la partida de Mon-El, Kara se vuelve distante pero más tarde se recupera. Lena compra CatCo y conoce a Morgan Edge, quien rápidamente se revela como una persona cruel y malvada. Alex y Maggie tienen problemas en su relación, lo que causa su separación. J'onn J'onzz recibe mensajes de ayuda de parte de M'gann M'orzz provenientes de Marte, más tarde se reencuentra con su padre, M'yrnn J'onzz, al que acaba trayéndose a la Tierra. Alex conoce a Samantha Arias, quien resulta ser Reign sin saberlo. Kara se encuentra con una nave en la que descubre a Mon-El, más tarde se entera que él a viajado al futuro a través de un agujero de gusano, creó grupo llamado «Legión de Superhéroes» en honor a Supergirl y que ahora está casado con Imra Ardeen, quien también forma parte de la Legión. Supergirl se enfrenta a Reign, la villana más poderosa que ha combatido hasta ahora’.

Por lo que que a mi entender son las sub-tramas las que ‘caracterizan’ a esta Temporada, siendo algunas de ellas las siguientes:

  • Un Marciano (el padre del Detective Marciano) con Alzheimer, algo cuanto menos desconcertante a nivel de guión. En lo personal dicho personaje se vuelve bastante insoportable y servidor no recordaba algo tan odiable desde el niño de la serie ‘The Strain’ de Guillermo Del Toro. Sobra decir que los personajes que rodean en el circulo mas próximo de este personaje sufren por tal afección durante gran parte de la Temporada
  • La hermana adoptiva de Kara, Alex, gay habiendo perdido a su novia, el amor de su vida, por su falta de acuerdo a la hora de querer ser madres, algo que Alex desea con todas sus fuerzas y su ex-pareja, pues no tanto. Y con el miedo añadido de su riesgo laboral diario al trabajar en una súper-organización secreta del gobierno (DEO), en la que todo dios puede entrar como en las oficinas de Hacienda. Esta sub-trama sirve, como antes señalaba, de focalizar un problema de un colectivo muy especifico, a la hora de valorar la adopción o no de hijos y su repercusión en el mercado laboral.
  • Un personaje como el de Samantha Arias (la villana ‘Reign’) preocupada en su faceta humana como madre soltera de llevar un equilibrio entre su trabajo (de muy alto nivel, eso sí) y el cuidado de su hija. Al igual que en la anterior sub-trama nos encontramos de nuevo en poner el foco en un problema muy actual, a la hora de equilibrar vida familiar y laboral sin la figura paterna.
  • Resulta chocante, y si se me permite, absolutamente ridículo por buenista y políticamente correcto, una subtrama que trata la de una organización ultrasecreta (la DEO) preocupada por lo que pensará una sociedad como la actual con la utilización de armas para combatir las amenazas extraterrestres, por lo que decide dejar de utilizarlas. Pero realmente, preocupada ¿por quién? ¡Si se supone es secreta! Sobra decir que resulta ridículo el hecho de  combatir de esta guisa tales amenazas, la mayoría de los casos letales, porque salvo Supergirl y el Detective Marciano (y un Mon-El y Señora que van y vienen), ningún empleado cuenta con poderes, por lo que a la postre, discurso buenista aparte, la cosa está cogida con pinzas.
  • Utilización, en exceso a mi parecer, de la cuota racial por parte de un Jimmy Olsen, al manifestarse durante varios capítulos que su alter-ego (Guardián) no se quita el casco porque quiera preservar su identidad, ni porque quiera proteger con tal acción a los suyos (lo que viene siendo lo que vienen haciendo los superhéroes per se) sino porque (agárrense los machos) es negro, como si este hecho ya jugase en contra a la hora de utilizar sus habilidades para el bien y de no ser aceptado por ello. Todo ello aderezado de un monólogo lacrimógeno por parte del actor a su novia (Lena Luthor) contando una epopeya durante la niñez que narra una vivencia sobre el racismo ejercido contra ellos. Sea como fuere, finalmente, ‘Guardián’ revela al mundo su identidad. 
Saliéndonos un poco de lo anterior y fijándonos un poco mas en lo que viene siendo la producción, ver una ciudad kryptoniana (Argo) que parece amueblada por IKEA, un Winn que arregla absolutamente todo con un iPad y un Brainiac que parece un pitufo (azul, claro está), que cambia de color según la toma, pues la verdad es que no ayuda a la hora de ‘conectar’ con la serie y que le otorgue un mínimo de credibilidad (ya no de seriedad) por muy digna que Melisa Benoist interprete a la kryptoniana. Y esto resulta ser la cara y la cruz de esta serie: que regala momentos impagables de vergüenza ajena, que acaban enganchando, y más si uno tiene amigos para ir comentándolos según se visiona la misma, por lo que uno finalmente valora es la finalización de la misma, pues en lo personal (supongo que muchos se sentirán identificados y otros muchos no) aporta esa dosis de basura infecta con la que muchos frikis convivimos día a día.


Pero para no machacar en exceso la serie con todo lo anteriormente expuesto (trama principal y sub-tramas impregnadas de este discurso políticamente correcto, potenciado en exceso a mi entender algunas veces) pienso que no todo es malo en Supergirl, ya que en realidad los personajes nos regalan buenas interpretaciones, en especial (cómo no) Melissa Benoist, Mon-El y el Detective Marciano. 

Y ahora, solo toca esperar por la cuarta temporada que estará inspirada en el elseworld ‘SUPERMAN: RED SON’, después de los acontecimientos del final de la Temporada 3. Servidor, está deseando que llegue.


Alberto Díaz (ADO)

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE THE MAN OF STEEL #6

THE MAN OF STEEL #6 (Mayo-Julio 2018)

"FINAL"

Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Jason Fabok
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Mientras intenta apartar a Rogol Zaar del centro de la Tierra e impedir que este destruya el planeta, Superman recuerda la reciente visita de quien dice ser su padre, Jor-El, y de cómo éste le ofreció a su hijo Jon la oportunidad de viajar por el cosmos y aprender a ser consecuente con sus poderes. Pese a su oposición, tanto Jon como Lois aceptaron el reto y decidieron ir con el presunto superviviente de Krypton, dejando a Clark solo en su casa del planeta Tierra.

Ahora, la destrucción de la fortaleza le ha dejado sin comunicador para con su familia y Superman se siente más solo que nunca. Pero la aparición de Rogol Zaar no hace sino abrir un sinfín de incógnitas que de un modo u otro, deberán ser respondidas.


COMENTARIO

Seguramente todos habremos oído alguna vez aquella frase mil veces utilizada de “el final es el principio y el principio es el final”. Pues exactamente eso es lo que nos encontramos con este último episodio de The Man of Steel. No el final de una miniserie sino el arranque de una etapa que se atisba mucho más larga, con un guionista que sigue fiel a sus planes y que hace las veces de planificador maestro, dosificándonos la información para generar intriga. Ahora podemos decir que esto nunca debió de haber sido una miniserie aparte, no es, ni mucho menos, una entidad cerrada y separada, sino lo que antaño hubiera sido una primera saga de una nueva etapa en la historia del personaje. Bendis ha sido fiel a su reputación, al menos, en lo que a narrador lento se refiere. Sus diálogos son brillantes por su naturalidad y la caracterización de sus personajes perfecta, pero van a hacer falta muchos comics para que podamos ver cuál es su plan y valorar si realmente tiene una gran historia que contar del hombre de acero. Por otro lado, si ha traicionado a su leyenda de rompedor de la continuidad y nos ha ofrecido soluciones muy basadas en personajes y situaciones recientemente vistos en las series del hijo de Krypton. Su etapa no ha empezado como un punto y aparte sino como un punto y seguido donde nos damos cuenta que es otro el que escribe pero que sigue en el mismo renglón que el anterior.


Se le puede reprochar que en seis números nos ha contado muy poco. Que seguimos sin saber quién es Rogol Zaar, ni si destruyó Krypton o no, tampoco sabemos nada acerca de quien ha provocado los incendios en Metropolis, pero de esa y de otras tramas Bendis nos ha sembrado la duda, convirtiendo cada respuesta en nuevas preguntas y obligándonos por mucho que nos mosquee su ritmo a volver el mes que viene a por más.

En el baile de dibujantes esta semana hemos estado de suerte. Jason Fabok es uno de los grandes y aquí, una vez más, vuelve a estar soberbio. La solidez de sus figuras y de sus fondos es intachable, pero además consigue esa expresividad que tan a menudo se escapa a los dibujantes grandilocuentes. Fabok, cuando se lo propone, es espectacular y lo demuestra en las escenas de acción, pero también sabe emocionar en las distancias cortas y transmitir sentimientos con un rostro o una miríada de pequeños detalles que pueblan sus viñetas. Con un lápiz así la tinta le sigue fiel, más aun si como parece, se entinta a sí mismo y el color no hace sino rematar una faena casi perfecta. Todo ajusta como un reloj en un apartado gráfico impecable.


En definitiva, Bendis nos ha hecho comulgar con varias ruedas de molino. Su excusa para eliminar a Jon y a Lois es endeble como mínimo, en seis números nos ha dado la información que otros autores darían en uno y no nos ha respondido a prácticamente nada de lo que nos prometía al arrancar esta serie. Ahora bien, todo esto lo ha hecho tan rematadamente bien, tan en línea de lo que debe ser un comic de Superman y encima acompañado por una plétora de dibujantes que están entre lo mejor de la casa hoy en día, que se lo perdonamos todo. No solo eso, sino que volvemos a por más confiados, o engañados, de que estamos ante el arranque de la mejor etapa de Superman en mucho, mucho tiempo.

NOTA DE JAVIER: Y si te interesa, también puedes ver mi videoreseña de este número en mi canal de YouTube: 



¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

domingo, 1 de julio de 2018

RESEÑA DE THE MAN OF STEEL #5

THE MAN OF STEEL #5 (Mayo-Julio 2018) 

Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Adam Hughes, Jason Fabok
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN


La batalla contra Rogol Zaar continua mientras Superman se pregunta cómo es posible que nunca haya oído hablar ni de él ni de su especie. Por su lado, Supergirl consigue contactar con la Justice League dispuestos a echar una mano, sin embargo, lo único que pueden hacer es rescatar a un Superman inconsciente parcialmente enterrado en la Luna. La criatura parece haberse retirado por ahora, pero Superman no tarda en atar cabos. Rogol Zaar quiere destruir la Tierra por haber albergado kryptonianos, al igual que, en su momento, parece ser que hizo con Krypton. Y Superman, por supuesto, no está dispuesto a permitírselo...


COMENTARIO

Digan lo que digan sus estupendas portadas, y el marketing que lo precedió, ya no quedan dudas de que este Man of Steel de Bendis es tan solo la primera saga de una etapa nueva para el hombre de acero. Una etapa que se atisba bien escrita, que se atisba (y esperemos sea así) larga y seguramente digna de recordar del personaje, pero al fin y al cabo, el inicio de otra saga más, de una historia más, sin reboots, sin grandes cambios, ni grandes trascendencias. Un back to the basics, con mayúsculas y bien ejecutado, un comic de Superman mucho más que convincente, pero no el antes y el después que se venía anunciando. Con Bendis, por tanto, y al menos por ahora, no han temblado los cimientos de Superman. Antes al contrario. Se han afianzado. Se han solidificado a través de una historia hasta ahora convencional, pero que rezuma Superman por los cuatro costados. Queda la traca final, el último número, ¿pero realmente cabe esperar grandes sorpresas en él, si el propio Bendis se va a quedar a bordo de dos títulos del personaje a partir de ahora? Pues visto lo visto hasta ahora se diría que no. Que estas tramas van para largo y que las sorpresas vendrán dosificadas con cuentagotas y sin apresuramiento ninguno.


En cuanto al dibujo esta semana tenemos a Adam Hughes, pero un Adam Hughes al que el apresuramiento de un proyecto como este desluce considerablemente. Bien es cierto que la plasticidad de sus figuras está ahí, su naturalidad, su expresividad y perfección anatómica… pero la falta de detalle en acabados, fondos y planos medios es apabullante. Tanto que los esfuerzos del color por suplirla no hacen sino matizarla aun más dando un poco la sensación de que el comic lo han pintado antes de acabar de dibujarlo. Pese a esta evidente carencia, el computo general es positivo y sin ser un punto fuerte, el comic es digno de sus predecesores y no desentona en una miniserie cuyo baile de dibujantes no ayuda, pero en la que al menos se nota que la intención ha sido la de hacer algo por todo lo alto.


En fin, ya nos queda solo un número y podríamos apostar a ver cuánto nos dejará Bendis por arreglar en ese o si se guarda un as en la manga que dé un golpe sobre la mesa y rompa las hasta ahora tranquilas aguas de esta miniserie.


¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

martes, 26 de junio de 2018

"THE DEATH OF SUPERMAN" (2018), REVIEW Y CRÍTICA DE LA PELÍCULA

Disponible ya a través de cauces no oficiales, la película de animación The Death of Superman ya ha podido ser vista un mes antes de su estreno oficial en Blu-ray y plataformas digitales. Hablamos de la primera de dos partes que adaptará la historia de los cómics de La muerte de Superman y El Reinado de los Superhombres, esta última prevista para el 2019. El hype por este film era muy alto, teniendo en cuenta el maravilloso material fuente en el que se basa. 

¿Y bien? ¿Ha cumplido expectativas?

Pues, en mi modesta opinión... rotundamente SÍ. 

The Death of Superman tiene la particularidad de situarse perfectamente conectada con el universo cinematográfico animado de DC Comics, y lo hace sin grandes aspavientos, a través de breves menciones a elementos o situaciones que han ocurrido en otros films de la casa. Por ejemplo, se alude al romance que tuvieron Superman y Wonder Woman, y con esa breve mención el espectador ya tiene suficiente información para saber que esta película no es ningún universo alternativo. 

El film se permite también tomar algunas referencias de aquí y de allá, homenajeando algunos momentos de Superman: The Movie, de Man of Steel, e incluso rescatando de la anterior versión de La muerte de Superman (Superman: Doomsday) esa relación Clark/Lois en la que ella todavía no sabe que él es Superman. Lo cual, de hecho, es uno de los vehículos de la trama, sobre todo en lo que a recurso dramático se refiere. 

Pero hablemos del argumento. Un argumento plagado de detalles para el fan, de personajes que apenas tienen un minuto en pantalla pero que ya son presentados de cara a un futuro, y sobre todo un argumento que adapta y reinventa la historia original de los cómics, logrando incluso mejorarla en muchos aspectos. Por ejemplo, conocemos al doctor John Henry Irons, el futuro Steel; vemos el accidente espacial de Hank Henshaw y su tripulación (entre ellos, su esposa), y la esperanza que tenía el astronauta en que Superman aparecería para rescatarlos a tiempo, cosa que no ocurre y que terminará por transformarlo en el Cyborg Superman; vemos a Superboy, con el look que le dio Jorge Jiménez en los cómics; y vemos la nave kryptoniana de Superman cobrar “vida” y marcharse a la fortaleza, en lo que sería la presentación del Erradicador. Así que la película nos presenta de maravilla las bases para El Reinado de los Superhombres, que será la próxima película.


En cuanto a Superman, una vez superado el impacto del traje New 52, que es espantoso, solo podemos decir cosas buenas. Superman se muestra tal y como debe ser, y vemos a un superhéroe carismático, querido, cercano, que siempre antepone la seguridad de las personas a la suya propia, y que se comporta con aplomo y determinación. Escenas como la del abrazo del niño consiguieron emocionarme, porque así es como veo yo a Superman, capaz de salvar a un niño incluso en medio de la batalla más terrible, y de dedicarle unas palabras de calma. Un Superman que es también capaz de salvar a su peor enemigo, Lex Luthor, sin importarle cuánto le odia. Lo salva porque es lo que un héroe debe hacer, y punto. Y ese aspecto está increíblemente bien reflejado en esta película a través de cosas como esas, construyendo a un Superman de manual.

La acción es arrolladora, como nunca habíamos visto. La pelea entre Doomsday y Superman contiene secuencias muy duras, filmadas de maravilla, con un nivel de destrucción y un despliegue de superpoderes y golpes que hará las delicias de cualquier aficionado. Nunca he visto a Superman dar y recibir tantos golpes, sangrar así, sufrir físicamente de ese modo ante un rival de origen desconocido y furia asesina imparable.


Y cuando decimos imparable, queremos decir imparable. En los cómics, Doomsday se enfrentaba y derrotaba a varios superhéroes, sí, pero de tercera división. Aquí, el bicho se cepilla a un montón de humanos, varios atlantes, y a toda la alineación principal de la Liga de la Justicia. Habría matado a Wonder Woman de no ser por la llegada de Superman en el último momento. Y creo que es bastante significativo que ella le diga a Kal-El que no se contenga, que acabe con ese monstruo o él acabará con todos. De nuevo, la personalidad de Superman queda patente en ese diálogo, porque Diana sabe que él no matará a la criatura así como así, a menos que comprenda que no podrá detenerlo, no podrá hacerlo razonar, y que solo podrá frenar su estampida de muerte y destrucción… quitándole la vida aunque vaya en contra de sus principios.


Y en este contexto, llegamos al final, a la propia muerte de Superman. No me voy a meter con otros films de mayor presupuesto y repercusión, pero sin duda esta muerte sí se siente justificada, sí se siente épica, y sí que hace quedar a Superman como el gran mártir, campeón y salvador del mundo. Plasma a la perfección la idea de que Doomsday solo podía ser detenido por Superman, pero por un Superman dándolo todo, hasta su último aliento, para detenerlo. Ningún otro superhéroe habría podido hacer lo que a Superman (empoderado por el amor hacia Lois) le cuesta la vida. Jamás olvidaré esa última escena, en la que estuve conteniendo el aliento desde que Superman destroza el asfalto a su alrededor en su último impulso para volar contra el monstruo hasta que muere en brazos de Lois. Ojalá que tuviéramos la oportunidad de haber visto algo así en live action, pero supongo que ahora, dadas las circunstancias, eso ya nos ha sido negado.


La animación, fluida y con estilo cartoon habitual del DC Animated, funciona muy bien la mayor parte del tiempo, especialmente todas las secuencias de combate, aunque en ocasiones el dibujo flojea en algunos rostros y fondos. Pero con la historia que cuenta y cómo la cuenta, es pecata minuta y no se convierte en un obstáculo, aunque no me quiero ni imaginar esto con otro estilo de dibujo más clásico y realista, o incluso realizada por ordenador. Sería sublime. 

Así que, en definitiva, The Death of Superman entra automáticamente al nº 1 de mi top de películas de animación de DC y se convierte en una de mis películas de Superman favoritas. Tiene la clase de Superman que me gusta ver, la carga de épica y drama que me emociona, la acción que te mantiene clavado a la silla y una historia que sigue el patrón del cómic y lo mejora. Estoy deseando ver El reinado de los Superhombres y tener esta historia completa en mi estantería, para poder revisionarla siempre que quiera lamentarme de todo lo que podría haber sido Man of Steel 2 (y hasta 3) y no fue. Pero bueno, teniendo en cuenta que cada medio marca su propio canon, yo me quedo con el camino que ha marcado DC en el cine de animación. El que no se consuela, es porque no quiere.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!



Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

lunes, 25 de junio de 2018

EL SÓTANO DEL PLANET: PODCAST 98 - SUPERMAN THE MOVIE - EL ANALISIS DEFINITIVO

Por fin llega el Podcast que os debíamos. ¿Cómo es posible que después de casi 10 años no os hayamos ofrecido un Podcast con todos los datos de lo que fue la película más especial para cualquiera de los aficionados a Superman? La espera ha sido larga pero esperamos que haya valido la pena.

En este podcast os proporcionamos un análisis concienzudo de lo que fue la primera película del personaje: Superman: The Movie, con todas sus aventuras y desventuras que la han convertido en la película en la que todos se fijan para seguir explicando películas de superhéroes.

Durante más de 3 horas y media os contaremos como se llegó a gestar y porque se ha convertido en una obra tan especial.

Pero no es penséis que esto se acaba aquí, para nada, este podcast 98 lo podríamos considerar la primera parte ya que el siguiente podcast complementará a este con un Audiocomentario de la película para que os sirva de anexo a éste y en el que explicaremos más detalles si caben de la película.

No os lo perdáis por que vamos a celebrar el 40 aniversario de la película como mandan los cánones frikys.

Para esta aventura me han acompañado Antonio Monfort, Alberto Díaz, Pako Garrido, Alejandro Benito, Javi Olivares y un servidor Juan Carlos Hernández. El programa fue grabado entre Mayo y Junio de 2017.

Os facilitamos las diferentes secciones del Podcast y el minuto en el que podéis disfrutar de ellas:

1) Antecedentes (Antes de Dick Donner) - 00:04:51
2) Preproducción, Actores y Equipo Técnico (Con la llegada de Donner) - 00:24:40
3) Rodaje - 1:33:24
4) Merchandaising - 2:45:41

El Sótano del Planet lo podéis escuchar de diversas maneras. Os dejamos a continuación todas las vías:

- Os podéis suscribir al Podcast en iTunes a través del siguiente enlace (pinchad en el icono):



- Podéis descargar este capítulo con la máxima calidad de audio posible a partir del siguiente enlace (pinchad en el icono):


- Y cómo no, desde el Portal Ivoox donde también podéis dejar vuestros comentarios, un "Me Gusta" y Suscribiros (pinchad en el icono):


Y recuerda que también puedes escucharlo desde aquí mismo, en el reproductor situado al final de esta página o en la sidebar, mientras repasas la actualidad de Superman como cada día. O incluso en el reproductor que tenéis a continuación:


¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!



Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

sábado, 23 de junio de 2018

RESEÑA DE THE MAN OF STEEL #4

THE MAN OF STEEL #4 
(Mayo-Julio 2018) 

Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Kevin Maguire, Jason Fabok 
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Superman y Supergirl se enfrentan a Rogol Zaar, que demuestra ser un oponente sobradamente capaz de enfrentarse en solitario a los dos kryptonianos. Mientras, el misterio acerca del paradero de Jon y Lois se va desvelando, y parece estar implicado el mismísimo Jor-El.

COMENTARIO

Definitivamente, a la altura de este número cuatro, podemos decir que el Man of Steel de Bendis no es lo que nos habían contado, o mejor dicho, lo que habíamos imaginado. Bendis hace un Superman absolutamente puro en esencia, reconocible y que se comporta exactamente como cabría esperarse de él y consigue volver a esa esencia sin aspavientos, sin grandes reinicios, únicamente reforzando los puntos fuertes del personaje que nunca debieron haberse difuminado y haciéndonos disfrutar de un comic de Superman con mayúsculas con el personaje brillando en su máximo esplendor. Su historia no reinicia nada, encaja sin problemas en la continuidad, y basa su éxito en la intriga, en la dosificación cuidadosa y cautelosa de la información que te engancha y que te obligará a abalanzarte sobre el próximo número en cuanto aparezca.


Llevamos cuatro números y sabemos más o menos lo mismo que en el primero, muy poco más, pero esto, que en otros guionistas podría ser un detrimento, el anuncio de una falta de planificación o de rumbo no ocurre con Bendis. Aquí queda claro que hay un plan, que hay una historia y que por mucho que nos fastidie, el amigo Brian no tiene ninguna prisa en desvelárnosla ni en descubrirnos cuáles son sus cartas. Nos quiere ahí, suplicantes, esperando el próximo número en busca de respuestas que quizá lleguen o quizá no.


En lo visual el comic vuelve a ser una maravilla y convierte un defecto (el baile de dibujantes) en una virtud. Kevin Maguire es quizá uno de los dibujantes más expresivos que nunca hayan pasado por DC, y de los mejor dotados para transmitirnos los sentimientos y emociones de los personajes. Aquí explotan al máximo esa cualidad y vemos a un Superman enfadarse, llorar, desesperarse y todo ello reflejado en un rostro siempre cambiante de infinitas expresiones. Se aprovecha también, y de que manera, la minuciosidad de este artista, capaz de pintar un universo en el fondo de cada viñeta, de hacernos saber que piensa el personaje más remoto y más lejano, otorgando una sensación de verdadera experiencia compleja al comic. Bendis además se permite homenajear a una de los trabajos más brillantes de Maguire en esta o en cualquier casa. Sus episodios de Justice League (a secas primero, luego international) y se marca unos diálogos que no solo nos indican con brillantez que aquí encajan las páginas vistas en el Action 1000 sino que parecen arrancadas del puño y letra de Jean Marc Dematteis y Keith Giffen. Así de este modo, el desfile de estilos y de dibujantes se convierte en un auténtico escaparate de lo mejor de cada casa, de mostrarnos lo que cada uno de estos grandísimos dibujantes puede hacer con el hombre de acero y a nosotros solo nos queda sentarnos y disfrutar.


Por tanto, seguimos intrigados, seguimos sin saber nada, pero también seguimos disfrutando de comics brillantes dedicados al hombre de acero, tanto como hace demasiados años que no veíamos. Sí, Bendis tiene que cerrar esto de forma satisfactoria para que quede en alto y no defraude, pero hoy por hoy no podemos más que pensar que de momento nos está llevando por un viaje apasionante que esperamos acabe bien, pero no necesariamente pronto. 


¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!



Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

lunes, 18 de junio de 2018

RESEÑA DE THE MAN OF STEEL #3

THE MAN OF STEEL #3 
(Mayo-Julio 2018) 

Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Ryan Sook, Jason Fabok con tinta de Wade Von Grawbadger
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Rogol Zaar llega a la Tierra y no tarda en localizar la fortaleza de la soledad. La destrucción de ésta es por tanto inevitable, incluyendo uno de sus tesoros más preciados, la ciudad embotellada de Kandor. Superman y Supergirl llegan demasiado tarde para impedir la catástrofe, pero ahora el enfrentamiento con el nuevo e imbatible enemigo es inminente.

COMENTARIO

Michael Bendis sigue fiel a su estilo de narración, en el que a cambio de que la trama avance con un mínimo de celeridad, nos ofrece estupendos diálogos y una brillante caracterización de los personajes. Por tanto, y pese a su aparente sencillez, uno sigue disfrutando del comic con la confianza de que al final, el todo sea más disfrutable que las partes, cosa que con este guionista suele ocurrir.



La tensión por tanto, no solo se mantiene, sino que se incrementa aun más en torno a los dos ejes básicos de esta miniserie. ¿Quién es Rogol Zaar? Y ¿qué ha pasado con Jon y con Lois? Cada vez nos va quedando más y más claro que este Man of Steel no tiene nada que ver con el de Byrne, en contra de lo que pudiese parecer, y es que en vez de sostenerse a base de reescribir el origen de Superman, esta trama consigue su fuerza y su interés por sus propios medios. Una trama en la que pese a que ya llevamos tres números, seguimos ignorándolo casi todo y seguimos sin saber hasta qué punto Bendis va a cambiar el status quo de Superman, si es que lo hace, o cuales serán la repercusiones de estos cambios a largo plazo. Sin embargo, sí que podemos estar seguros de una cosa: Bendis entiende a Superman. Conoce su voz, su entorno y sabe escribirlo estupendamente, de eso ya no queda ninguna duda. Y tampoco queda duda de que nos guste más o menos, Bendis tiene un plan, una dirección en la que llevar al personaje y llevarnos a todos con él.


El arte en esta miniserie sigue siendo increíblemente sólido pese al baile de dibujantes. Lo que lleva a hacernos la pregunta de si Bendis ofrece un guión detallado a sus guionistas o les ofrece cierta libertad compositiva. Y viendo el resultado, uno apostaría por lo primero, ya que a pesar del baile de nombres, las escenas con Superman siguen destilando magnificencia y los episodios nos muestran un hombre de acero que llena las viñetas, más grande que la vida misma y que realmente parece destilar luz allá por donde pasa.

Grawbadger recuerda a un Kevin Nowlan contenido en los planos medios y a un Kevin Maguire menos personal en los rostros y primeros planos, pero sea como sea el conjunto es espectacular y disfrutable, perfectamente encajado con su entintado y su color ofreciendo un todo mucho más que destacable.

En conclusión, nos falta mucho aun para saber cómo acabará o qué cambios acarreará este Man of Steel de Brian Michael Bendis, pero aunque a paso exasperantemente lento sigue su camino para convertirse en uno de los mejores, sino el mejor, comic de Superman de nuestros días.


¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!



Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.