El Sótano del Planet: Programa especial 50

Cumplimos 50 programas de ESDP y lo celebramos por todo lo alto con un programa de 6,5 horas cargado de amigos, invitados, y remember de nuestros mejores momentos. ¡Solo para fans!

Calendario de películas de DC/Warner hasta 2020

Warner Bros hace públicos sus planes para el movieverso DC. Descúbrelo todo aquí.

Injustice: Gods Among Us Año 3

Sigue con nosotros el año 3 de IGAU, con un Superman más malvado que nunca y fuerzas mágicas tomando el protagonismo de la historia.

Coleccionables de Superman

Las mejores figuras, estatuas, cómics y rarezas, analizadas al detalle. Casi como tenerlas en tu casa.

Muckle Mannequins Superman (Man of Steel)

Todo sobre la fantástica figura life-size de El Hombre de Acero, probablemente el coleccionable de Superman definitivo.

Supergirl, la serie de TV

Comienza el rodaje de la primera serie de TV de Supegirl, y ya hay reparto y hasta imágenes oficiales de la protagonista con el traje. Sigue todos los avances con nosotros.

CABECERA RANDOM

martes, 31 de marzo de 2015

RESEÑA DE ACTION COMICS #40

ACTION COMICS #40 (Abril 2015)

Guión: Greg Pak
Dibujo: Aaron Kuder y Scott Kolins
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Sin saber muy bien cómo, Superman acaba en un esperpéntico mundo cuadrado donde viven extrañas y deformes versiones de sí mismo y todos sus conocidos. Aunque su primer encontronazo con su alternativa “bizarra” acaba a puñetazos, nuestro héroe cree llegar a un punto de concordia con su rival cuando le ayuda a detener la amenaza del Metallo de aquel mundo que había conseguido apresar a su versión de la Liga de la Justicia.

Metallo no resulta ser un rival muy temible, sin embargo, los “superhéroes” de aquel mundo resultan verdaderos generadores del caos más absoluto. Sin embargo, y viendo que increíblemente son felices así, Superman está a punto de dejarles en paz. Pero por el mismo portal por el que había llegado nuestro Hombre de Acero aparece Doomsday y Clark tiene que jugar a invertir el lenguaje igual que lo hacen los habitantes de aquel mundo para conseguir aliarse con Bizarro y juntos frenar a la bestia. Pero al igual que ocurrió en nuestro mundo con Superman, Doomsday infecta a Bizarro y éste se convierte en… un portador de cosas encantadoras e inocentes. Lo que sin duda resulta aterrador para el mundo bizarro. En cualquier caso, Bizarro consigue superar la infección y su mundo le abuchea/aplaude como un héroe que tiene un gran futuro por delante.


CRÍTICA

Si buscásemos en un diccionario los adjetivos cuyo significado fuese similar a absurdo, esperpéntico, raro y por supuesto bizarro, posiblemente encontraríamos que los hemos usado todos a lo largo del tiempo hablando de los cómics de Superman del New 52, no muy lejos de los que orbitan cerca de lamentable, penoso y patético. En pro de mantener una mente abierta y receptiva a nuevas experiencias, no emplearé estos tres últimos para hablar de nuestro cómic de hoy, pero sin duda necesitaríamos de nuevo a los primeros.

Es francamente difícil hablar de una frikada como la que nos ocupa sin liarse la manta a la cabeza, olvidarse de Superman y pasarse a leer Mortadelo y Filemón, cuyas historias superan y con mucho la coherencia de la que nos ocupa. Pero lo dicho ¿a quién le importa? A Greg Pak parece que nada, y de cualquiera de los que están por encima de él en esa cadena de mando perversa que rige hoy en día DC Comics aun menos. Entonces ¿va a importarnos a nosotros? Claro que no. ¡Festival! ¡Vámonos a bucear en el mar del esperpento!

El caso es que el invento va de Bizarro. En el New 52, H'El, aquel villano de ínfulas kryptonianas, tendría que haber sido dicho malvado renovado porque entonces todo era muy nuevo y muy “cool” por aquí, pero alguien pensó que era cambiar mucho las cosas, así que nada. Tampoco es el Bizarro clon con el que jugó Geoff Johns en Forever Evil no, ese tenía sentido. Este es otro. ¿Cuál? Pues dicho mal y pronto, el Bizarro clásico. Uno que parece rescatado de lo más chanante de la edad de plata y que alguien en DC debe considerar la monda lironda porque no contentos con endosarnos este numerito que nos ocupa, ahora le van a dar serie propia. ¡Claro que sí! ¡Qué grande eres DC Comics! El asunto es que Superman, no se os ocurra preguntar cómo, acaba en el mundo bizarro que es un sitio donde DC Comics gana premios de crítica a mansalva y lo peta en ventas porque todo va al revés. También es un sitio que Aaron Kuder disfruta dibujando como un enano y es que aunque alguien le engañó para dibujar Superman, a él lo que le tira es el Cartoon feista y underground y claro, aquí disfruta el hombre como un gorrino en un barrizal y eso se nota.

El caso es que también sale Doomsday, que por lo visto hace horas extras en esa dimensión y… bueno, pues ya está. Mucha, lo que se dice mucha historia este cómic no tiene. Es lo que hay, una bizarrada. Un desahogo cómico después de tanto terror y tanto Lovecraft en los últimos números, que puede ocurrir que no tenga ni puñetera gracia, pero en DC están tan convencidos que la tiene que ya le han dado serie propia. Pues genial. Si eso, un ratito de estos igual podrían plantearse hacer una serie de Superman que no sea Hellblazer o los Looney Tunes, no sé, algo revolucionario, experimental, muy loco, un cómic que te dé la sensación de estar leyendo… Superman. ¿Quién sabe? Igual hasta a algunos nos gustaba y le daban también serie propia… por pedir.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE ACTION COMICS #39

ACTION COMICS #39 (Abril 2015)

Guión: Greg Pak
Dibujo: Aaron Kuder y Scott Kolins
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Los habitantes de Smallville que recibieron poderes mentales tras su interacción con Brainiac, están a punto de conseguir cerrar el portal de la zona fantasma. Sin embargo, Superman y Acero no pueden permitirlo dado que Lana Lang sigue prisionera de las criaturas del otro lado. Lamentablemente, los psíquicos no están dispuestos a escucharles, pero Hiro Okamura, Toymaster, consigue bloquear los poderes de los lugareños el tiempo suficiente como para dar a los héroes una oportunidad.

Dado que las criaturas se alimentan del miedo, Clark y John se ven obligados a contener sus propios terrores, algo que conseguirán con ayuda del metal orgánico de Steel que influirá en sus propios cuerpos suprimiendo en parte sus reacciones emocionales.

Una vez cruzado el portal, les será revelado que quien está detrás de estos seres es un ser llamado el Ultra-Humanita. Una entidad que tuvo contacto con Superman cuando este era solo un niño y de cuyo pánico y emociones quedó prendado. Sin embargo, la fuerza física de aquel niño le obligó a retirarse y fortalecerse durante más de veinte años en la zona fantasma, hasta que Doomsday abrió una nueva brecha en ella por la que pudo volver a por aquel ser que tanto le había fascinado. Ahora el tiempo apremia y si el portal de la zona no se cierra, nada podrá detener a las criaturas de extenderse por el mundo. La misma Lana le pide a Superman que la abandone allí y salve así al resto del mundo, pero Superman no piensa permitirlo. Arrancándose el metal orgánico de Steel para dejar fluir libremente sus emociones, el pánico, el dolor y la angustia que acompañan a Clark desde que perdió a sus padres y en cada uno de sus fracasos se convierten en un imán para las criaturas que dejan a Lana y al resto de sus víctimas para centrarse en el Hombre de Acero. Clark revive así los peores momentos de su vida y ve como sus mayores terrores se convierten en realidad, pero gracias a ello Acero puede llevarse a Lana y los habitantes de Smallville cerrar el portal de la zona. Afortunadamente, Superman también consigue salir a tiempo. Las criaturas del Ultra-Humanita se han saciado con sus emociones y han perdido la consciencia. El hijo de Krypton ha revivido sus momentos más oscuros, pero ha conseguido neutralizar la amenaza. Lana por fin comprende lo que supone ser Superman para su amigo Clark y su resentimiento es aparcado. Aunque su oscuridad interior siempre esté al acecho, Clark sabe que al menos hoy no está solo para afrontarla.


CRÍTICA

Último episodio de la “Lovecraftiana” saga que Greg Pak nos ha servido como epílogo de lo ocurrido en el crossover Doomed. Una historia de terror y de otras dimensiones que aunque se permita el guiño de introducir al que fue el primer villano de Superman allá por los año treinta, el Ultra-Humanita, poco tiene que ver con la mitología del Hombre de Acero y con aquel personaje. Y es que rápidamente uno podría pensar en al menos diez personajes DC a quienes esta historia les encajaría mucho mejor que a nuestro hijo de Krypton.


Con todo, la historia, aunque algo confusa y dotada de alguna que otra solución en plan “Deux ex machina” no se puede decir que sea mala y puede resultar hasta curiosa si uno tiene el día inspirado para leer a Lovecraft. Caso que no, siempre queda lo que sin duda es uno de los puntos fuertes del guionista, la humanidad con la que siempre consigue vestir a los personajes principales. Así, Pak se permite bucear en los miedos de Superman, la mayoría de ellos muy previsibles, pero también nos muestra que ocurrió tras la pérdida de los Kent cuando solo tenía dieciocho años. Algo que estableció Morrison en su día pero que nadie había tocado mínimamente a nivel emocional. ¿Cómo un ser superpoderoso no se vuelve loco ante semejante trauma? ¿Cómo llega a ser el Superman que conocemos si pierde tan pronto a los que han sido su referente y su guía? No es que Greg Pak responda a esas preguntas en este cómic, pero al menos nos deja entrever que tanto Lana como sus padres fueron muy importantes en el proceso de duelo y eso ya es algo más de lo que teníamos hasta ahora.

En el apartado gráfico Aaron Kuder se encuentra en su salsa entre tanto tentáculo y tanto portal dimensional. La ayuda de Scott Kolins también se nota y hace que las carencias de Kuder sean menos acentuadas. Ninguno de los dos son malos, pero ninguno es el dibujante que Superman necesita o que nos gustaría ver en Action Comics. Pese a ello su estilo visual ya es marca de esta etapa y no se puede negar que encaja con la historia que nos están contando.

En conclusión, final de una saga legible pero raruna, que hace que nos preguntemos por qué este equipo creativo no está haciendo John Constantine en vez de Superman, pero que al menos no se hunde en los abismos de calidad que de vez en cuando nos acechan en esta DC de nuestros días. Menos da una piedra.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

ESPACIO DEBATE SJO

En el tramo final de El Hombre de Acero, un Superman recién aparecido y que se enfrentaba a su primera batalla debía tomar una dificilísima decisión en un instante. Su oponente, el General Zod, estaba decidido a exterminar a toda la raza humana para vengarse de Kal-El por impedirle reconstruir Krypton en la Tierra y privarle así del propósito para el que fue genéticamente diseñado. En una pelea sin cuartel, los dos kryptonianos terminaban en la estación de tren y allí Zod amenazaba con su visión calorífica a una familia inocente mientras Superman lo sujetaba del cuello por la espalda. El general de Krypton no pensaba detenerse, la muerte de aquella familia estaba solo a unos segundos de distancia y, lo que es peor, esas muertes solo iban a ser las primeras en la cruzada de Zod. Así, ante esa dramática tesitura, Superman mataba a Zod rompiéndole el cuello. Había salvado el mundo, pero... ¿había condenado su alma?


Así pues, queridos lectores y amigos, puede que este sea el tema de debate definitivo:

¿Está justificado que Superman, que representa los más altos valores morales y lo mejor que hay en nosotros mismos, pueda cometer una ejecución como la de Zod? ¿Es lícito que para salvar a miles de millones, Superman tenga que quitar una vida? ¿O, por el contrario, siempre hay otro camino?

Os invito a reflexionar y a comentar vuestras impresiones al respecto en los comentarios y en nuestro Facebook.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

lunes, 30 de marzo de 2015

HENRY CAVILL CONFIRMA "UN FIRME APRETÓN DE MANOS" ENTRE SUPERMAN Y BATMAN

En la gala de los Empire Awards, premios que concede la prestigiosa revista de cine en diferentes categorías, el actor Henry Cavill ha sido el encargado de entregar el galardón al Mejor Director, que ha otorgado nada menos que a Christopher Nolan por esa obra maestra llamada Interstellar. En una entrevista previa a la entrega del premio, Henry habla de su crecida barba y de sus proyectos cinematográficos, entre los que deja caer alguna perlita de Batman v Superman: Dawn of Justice. Os dejamos el vídeo y comentamos abajo lo interesante, así que como diría nuestro compañero JC... "pónmelo, chiquitins":


Hasta casi el final Henry no habla de BVS, cuando el reportero le pregunta cuándo fue la última vez que se puso el traje y, tras pensarlo un segundo, Cavill responde que fue en Nuevo Mexico a mediados de Noviembre. ¿Y recordáis que en Nuevo Mexico es donde presumiblemente habían creado los escenarios de Themiscyra? Quién sabe si esto podría indicar una posible presencia de Superman en tan "divino" lugar. Después la pregunta es si sabe cuándo volverá a ponerse el traje, y Henry dice que todavía no lo sabe. La pregunta final del reportero es cómo de duro le pegó a Batman, a lo que Henry responde que no puede decir nada sobre eso, y riéndose dice que le gustaría pero que no puede, e insistiendo en sacar alguna pequeña exclusiva el entrevistador le pregunta si hay algún apretón de manos entre Superman y Batman y Henry se lanza a la piscina y confirma que sí, "un firme apretón de manos".


Así que ya lo sabéis. Puede que haya lucha entre Superman y Batman, de hecho seguro que la habrá, pero también es seguro que al final esta típica imagen entre los dos héroes terminará produciéndose. No puede ser de otra manera.


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

domingo, 29 de marzo de 2015

RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE #39

JUSTICE LEAGUE #39 (Abril 2015)

Guión: Geoff Johns
Dibujo: Jason Fabok
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Superman, Wonder Woman y Lex Luthor se enfrentan a una Liga de la Justicia “poseída” por el virus Amazo, que ha tomado conciencia de sí mismo y utiliza los cuerpos de sus huéspedes como títeres manipulables a su voluntad. A pesar de que el objetivo fundamental de Amazo parece ser Lex, es Diana quien tiene que asumir gran parte de la batalla dado que la única esperanza de detener al virus es que el antiguo villano desarrolle una cura a partir de una muestra de la sangre de Superman, lo que aparta a ambos de la batalla.

Pero la princesa de Themiscira recibirá una ayuda inesperada de la mano de Steve Trevor y sobretodo del Capitán Frío, que tras los acontecimientos de “Forever Evil” está en la nómina de Luthor.

Precisamente la intervención de Snart resultará clave para detener la amenaza al descubrir que el llamado “paciente cero” parece ser especialmente vulnerable a las bajas temperaturas y que su condición pasa rápidamente a la del resto de infectados. Con ese conocimiento, el aliento gélido de Superman y la pistola del Capitán Frío serán cuanto haga falta para conseguir el tiempo necesario para extender la cura de Luthor.


Con la amenaza de Amazo bajo control, la liga vuelve a sus otras tareas. Barry Allen, que sigue intentando ayudar a Power Ring, ha pedido apoyo de alguien con sobrada experiencia en anillos de poder. Hal Jordan, el primer Green Lantern de nuestro planeta, está de vuelta en la Liga.

CRÍTICA

Cierre un tanto apresurado pero no necesariamente malo de la saga del virus Amazo que hemos tenido por aquí los últimos meses. Bien es cierto que la solución de la trama no ha estado a la altura de su planteamiento, pero estaba claro que el tema infectados no iba a durar más de la cuenta. La guerra de Darkseid y otros eventos llaman a la puerta y hay que ir zanjando asuntos para pasar página.

Con todo, el número es trepidante. Se nota que estamos hablando de una conclusión y que aquí se pretende un vehículo de acción sin mucha enjundia pero de una eficacia fuera de toda duda. Además del ritmo y como no puede ser de otra manera con Geoff Johns, tenemos una estupenda caracterización de personajes como vemos con el monólogo interior de Diana, los diálogos Lex y Superman y cualquier cosa relacionada con Leonard Snart, verdadero personaje fetiche del guionista. El eje de todo sin embargo sigue siendo Luthor y es que esta etapa del escritor en la Liga se articula en torno a Lex del mismo modo que su paso por Green Lantern lo hizo en torno a Sinestro y el de Flash en torno al mencionado Capitán Frio y la galería de villanos del personaje.


Por cierto, de traca la mención de Luthor a nuestro “Spanish dictator” Francisco Franco, quien según nuestro amigo llega al poder para llenar un vacío de poder causado por la hemofilia de los reyes españoles. Epic fail. Geof Johns escribiendo comics: 10. Geof Johns enseñando historia: 0. 

Dictadores al margen, Jason Fabok nos regala otro episodio de dibujo sobresaliente, con una Wonder Woman preciosa que además se mueve como una auténtica guerrera y es lo más atractivo de un dibujo al que no le falta de nada. Corrección, expresividad, fondos… magistral. Aunque el guión fuera malo el lápiz de este hombre valdría la bastante como para comprar el cómic. Pero no es el caso, aquí tenemos una historia correcta, trepidante y vestida con un arte sobresaliente. Justice League sigue siendo un mes más lo mejorcito que puede darnos DC Comics.


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE SUPERMAN #39

SUPERMAN #39 (Abril 2015)

Guión: Geoff Johns
Dibujo: John Romita Jr.
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Clark Kent acaba de revelarle a su amigo Jimmy Olsen que es Superman. Sin embargo, su pelirrojo compañero no parece muy dispuesto a creerle dado que, por ahora, Clark parece incapaz de mostrar uno solo de sus poderes. El estallido que se desencadenó en su cuerpo en la pelea contra Ulises le ha dejado sin poderes durante al menos 24 horas y por primera vez en mucho tiempo, Superman es un humano corriente que sangra y camina por la Tierra.

Sin embargo, cuando un atracador toma rehenes en un callejón. Clark aparece vestido de Superman y, arriesgando su vida, convence al malhechor para que se entregue.

Olsen comprende entonces que ser Superman es mucho más que unos poderes mientras Clark se ha acercado, al menos por un día, a contemplar el mundo como uno más.

CRÍTICA

Un tanto extraño les ha quedado el número de este mes de Superman, que pretende ser una historia cercana, capaz de mostrar que nuestro héroe es tal por mucho más que unos poderes pero que se queda  un tanto en la superficie y con un cierto olorcillo a final apresurado.

Si en el número anterior nos congratulábamos de que Geoff Johns parecía estar aquí para quedarse y que su etapa en esta colección daba la impresión de que aun estaba lejos de terminar, no podíamos estar más equivocados. Muy poco después de la noticia del nuevo poder de Superman el guionista anunciaba su marcha de la serie justificándose por su necesidad de atender otros compromisos profesionales especialmente en televisión.

Hoy por hoy, es muy difícil saber si esas son las verdaderas razones de su marcha, pero lo que sí parece evidente es que su etapa se ha quedado en un amago y que muchas de sus tramas se han quedado abiertas o cerradas apresuradamente.

La historia de hoy, por lo menos, retrata a un Superman más humano y más sensible que la habitual máquina de romper cosas y poner ojos rojos de los últimos años, demostrando que Johns tiene más claro quién es Superman que el resto de sus colegas de la casa. Sin embargo, el guión no funciona. No funciona por lo apresurado de la propuesta y sobre todo no funciona por Jimmy Olsen, convertido en un repelente niño Vicente que de pronto en vez de un hombre joven parece el estereotipo del niñato insoportable habitual en tantos productos made in USA. Su amistad con Clark no es creíble porque NO la hemos visto desarrollarse en ningún momento. Ambos se parecen como un huevo a una castaña y no tienen nada en común, por lo que hablar de amistad entre ellos es como mínimo forzado y hace que la revelación parezca más el capricho de un dios vanidoso y solitario que la necesidad de abrirse a alguien en quien sí pueda confiar.


Así, Johns se nos va dejando al personaje huérfano de uno de los pocos guionistas que podía sacarle del pozo en el que se encuentra, pero el que de momento no va a ninguna parte es Romita Jr. que sigue por aquí dibujando rostros imposibles y viñetas repetitivas y enormes. Puro relleno que parece cantar a voz en grito las pocas ganas que este veterano artista le echa al Hombre de Acero. Si a esto le sumamos el entintado irregular de Janson que ayuda más bien poco, pues el resultado es un esperpento visual que no hay por donde cogerlo.


Con todo y pese a que el dibujo invita a leer el cómic con los ojos cerrados, hemos atracado en puertos peores y el conjunto si bien fallido, no es deleznable. Algo que podríamos extender a toda la ¿etapa? de Johns y Romita en la serie. Ahora, paciencia, que llega Convergence y con ella, aunque por poco tiempo, el Superman pre-Flashpoint. Luego… bueno, mejor no hablamos de lo que viene luego que es que en esta casa no ganamos para sustos.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE BATMAN/SUPERMAN #19

BATMAN/SUPERMAN #19 (Abril 2015)

Guión: Greg Pak
Dibujo: Ardían Syaf
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Superman, Batman y Supergirl se adentran de incógnito en la embotellada ciudad de Kandor aprovechando la tecnología de miniaturización del profesor Ray Palmer.

La ciudad esta devastada por lo que parece una guerra y bajo una aparente ley marcial, y es en este ambiente donde deben encontrar a Tali, una antigua amiga de Kara que vive en la ciudad. Sin embargo, lo primero que encuentran es una vivienda abandonada con el escudo de la casa de El en la puerta. Así, Superman descubre que su abuela y su tía materna también vivían en Kandor y que aun podrían seguir con vida. Sin embargo, eso no es todo. Al parecer alguien ha difundido que Jor-El fue el mayor villano de Krypton y que su hijo Kal-El es el responsable del actual estado de la ciudad, controlando mentalmente y usando a los habitantes de la ciudad como armas para atacarle.

Mientras Batman intenta liberar a los kandorianos en animación suspendida, Superman y Supergirl, casi sin poderes por el entorno kryptoniano, atacan la torre desde la que se ha enviado a los kandorianos al exterior convertidos en balas vivientes. Precisamente en esa batalla aparecerá Xan Du, el Rey Fantasma, responsable de toda la situación y quien ahora controla también a los miembros supervivientes de la familia de Kal-El y está dispuesto a utilizarlos en su contra.


CRÍTICA

Con la introducción de Kandor y la revelación del número anterior, la saga que nos ocupa se ha convertido en una trama muy distinta a la de sus primeros números. De la intriga y el sentido de la amenaza verosímil que llenaban los anteriores números, pasamos ahora a un entorno de ciencia ficción y una historia de trasfondo y exploración de Krypton donde se permiten introducir nada menos que a la abuela y a la tía de nuestro protagonista.


Este giro nos aleja de las premisas que tan bien habían funcionado en las primeras entregas entregándonos a un desarrollo más convencional, pero al menos la trama sigue un curso coherente e inesperado que veremos si son capaces de cerrar correctamente. De momento, la introducción del Rey Fantasma hace perder algo de fuerza a la amenaza misteriosa que habíamos visto en anteriores entregas pero ¿quién mejor que un villano de nuevo cuño para representar un nuevo tipo de amenaza para Superman? Aprovechar el personaje apenas esbozado por Morrison para convertirlo en un villano de entidad es sin duda una muy  buena apuesta por parte de Greg Pak, si bien, la trama kandoriana es más bien poco verosímil y hace que el sentido del peligro que tan bien se había establecido en los primeros números aquí pierda algo de fuelle.


A cualquier historia, y a esta también, le ayuda un dibujo como el de Ardian Syaf, que aunque a veces traicionado por las tintas sigue teniendo un arte portentoso y eficaz, lleno de expresividad y fuerza. Algo así como si Adam Kubert y Neal Adams hubieran tenido un hijo, que no es ninguno de ellos pero sí que bebe de un poco de cada.

En definitiva, y aunque esta entrega baja un poco el listón con respecto a las anteriores, esta sigue siendo la mejor saga de esta colección hasta el momento y una de las aventuras más potables de estos personajes en esta etapa reciente. Esperemos que el desenlace esté a la altura.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

RESEÑA DE BATMAN/SUPERMAN #18

BATMAN/SUPERMAN #18 (Marzo 2015) 

Guión: Greg Pak
Dibujo: Ardían Syaf
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN 

Superman está desesperado por intentar averiguar quién es el asesino que está acosando a sus seres queridos y cuya identidad sigue envuelta en el más completo misterio.

Para tender una trampa al desconcertante oponente, Batman utiliza a Lois Lane como cebo. La reportera inventa un falso romance con Superman para convertirse en objetivo de las poderosas balas del atacante, así, el hombre murciélago debería ser capaz de rastrearlas y llegar hasta su objetivo. Superman y Supergirl vuelan rápidamente hacia el lugar donde se prepara la trampa pero, aunque llegan justo al mismo tiempo que el proyectil, éste consigue esquivarlos de un modo desconcertante para impactar en… Batman.

Y es que el objetivo del asesino nunca fue Lois, sino el murciélago. El mejor amigo de Superman. Su mayor confidente y por tanto objetivo de este nuevo y terrible villano. Afortunadamente, el hombre murciélago llevaba un aislamiento de kryptonita en su armadura, lo que le salva la vida, ya que la bala inteligente resulta ser nada menos que uno de los habitantes de la ciudad de Kandor, miniaturizados y ahora convertidos en proyectiles vivientes al servicio de esta nueva mente criminal. Tras la desconcertante revelación, el cuerpo del kandoriano es llevado a las instalaciones de SHADE donde el profesor Ray Palmer consigue rastrear su origen en un remoto punto de Islandia.


CRÍTICA

Brillante. Sencillamente brillante en todos sus aspectos el desarrollo de esta saga en una colección donde ya no esperábamos nada y que sin embargo nos está regalando una de las mejores tramas no solo de esta serie sino de toda esta andadura contemporánea del personaje.

Dotar a Superman de un villano al estilo del Joker era una buena premisa y Pak la planteó estupendamente en los primeros episodios de esta aventura, pero desarrollar la idea y llevarla hasta sus últimos extremos era si cabe aún más difícil.

De momento, el autor de Planeta Hulk lo está consiguiendo. El giro que nos ofrece este episodio con los kandorianos convertidos en pequeñas balas es un WTF en toda regla y un giro más que interesante a la vez que coherente a lo que viene aportando la trama.

Quizá, si hay que buscarle alguna pega, podamos echar aquí de menos lo que en otras historias de Pak es precisamente su punto fuerte: la caracterización de los personajes. Y es que si bien los personajes se reconocen perfectamente y están justo donde deben estar, la saga no bucea en las complejidades de cada uno ni en sus mentalidades, quedándose a un nivel más superficial pero al que no se le puede achacar ninguna carencia. Existe buena dinámica entre los protagonistas, los diálogos son frescos y reconocer que Batman es una de las personas más importantes en la vida de Superman y aprovecharlo para sorprender al respetable no deja de ser una argucia inteligente (un poquito al estilo Frozen pero se lo perdonamos).

Si a este interesante guión, le sumamos un apartado gráfico sencillamente impresionante de manos de Ardian Syaf pues el resultado no puede ser más notable. Los lápices de este autor sorprenden a cada viñeta por su precisión, su detalle y todo ello unido a una narrativa dinámica y explicita. Una delicia.

En conclusión, una deliciosa aventura de los personajes, quizá algo superficial, pero que a menos que se estropee mucho en su tramo final nos dará una de las mejores entregas en la historia reciente de estos personajes y la mejor saga que hasta ahora nos ha dado esta colección.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.